Proceso contra expolicía hondureño Mauricio Hernández sufre nuevo retraso

El acusado se entregó a las autoridades estadounidenses desde febrero pasado

Hernández fue acusado de participar en una conspiración para el envío de cocaína a los Estados Undos cuando era oficial de la Policía hondureña.
Hernández fue acusado de participar en una conspiración para el envío de cocaína a los Estados Undos cuando era oficial de la Policía hondureña. / Foto: Archivo

Nueva York, Estados Unidos

El proceso legal contra el expolicía hondureño Mauricio Hernández Pineda sigue en suspenso, cinco meses después de que este se entregase a las autoridades estadounidenses.

El juez asignado al caso, Kevin Castel, de la Corte para el Distrito Sur de Nueva York, aceptó el miércoles una petición de aplazamiento solicitado por la Fiscalía que representa al Gobierno de los Estados Unidos, en acuerdo con la defensa del hondureño.

En una misiva enviada al juez Castel, el fiscal Geoffrey Berman explicaba que los preparativos previos al juicio se habían visto limitados en vista de la pandemia de COVID-19, restringiendo las visitas al acusado debido a las medidas para contener la propagación de la enfermedad.

Berman señala además un posible conflicto de interés de parte del abogado de Hernández, debido a que también ha representado a otro acusado en un caso relacionado con exmiembros de la Policía Nacional hondureña.

A este respecto, el abogado defensor ha solicitado tiempo para discutir con Hernández este posible conflicto de interés, según refiere Berman.

En respuesta, el juez Castel falló en favor de conceder el aplazamiento, fijando la fecha del próximo 25 de septiembre para la reanudación del proceso.

El magistrado estuvo de acuerdo en que las limitaciones provocadas por la pandemia entorpecen los preparativos previos al comienzo del juicio y por tanto, decidió otorgar el aplazamiento solicitado.

Hernández se encuentra acusado de tres cargos relacionados con su participación en una conspiración para enviar cocaína a los Estados Unidos, mientras fungía como oficial de la Policía hondureña.

La Prensa