Rigurosos protocolos de bioseguridad en Palmerola permiten avance de la obra

Las medidas de prevención son permanentes en el proyecto de la moderna terminal aérea.

Empleados de Palmerola mantienen un monitoreo constante de su temperatura.
Empleados de Palmerola mantienen un monitoreo constante de su temperatura. /

Comayagua, Honduras.

Los efectivos protocolos de bioseguridad implementados por el Aeropuerto Internacional de Palmerola, como parte de la apertura inteligente que realizan diversos sectores en Honduras, han permitido seguir avanzando en la construcción de la moderna obra.

Pruebas, monitoreos de salud permanentes, tomas de temperatura, personal de médico, área de atención, procesos de sanitización y estaciones de lavado de manos son algunas de las medidas de prevención ante el COVID-19 que se toman en el proyecto de la moderna terminal área.

La apertura inteligente en el sector construcción inició el 11 de mayo pasado, por lo que desde esa fecha la reactivación del proyecto de la terminal de Palmerola se ha realizado por etapas, incorporando el personal de forma gradual: primero ingresaron 70 colaboradores y 15 días después se integró otro grupo de 20. Todos trabajan en áreas amplias, seguras y cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad.

LEA: Comercio en Honduras retoma su actividad tras confinamiento

Jorge Pineda, director del proyecto de construcción del Aeropuerto Internacional de Palmerola, dijo que los procesos que se han implementado en la construcción de la terminal aeroportuaria han sido eficientes y han permitido garantizar la seguridad de los colaboradores y adelantar la obra.

Protocolos de bioseguridad

Las medidas de control que se aplican comienzan en la entrada del proyecto, donde los vehículos y motocicletas son sanitizados, al igual que el calzado de los trabajadores que entran y salen.

Se toma la temperatura a todos los colaboradores al menos cuatro veces al día: al entrar y salir de la terminal, y otras dos veces al día un paramédico recorre la construcción para realizar esta tarea y tomar los signos vitales.

“Realizamos monitoreos constantes del personal. Esto nos permite detectar si hay algo inusual en su estado de salud”, manifestó Josué Ríos, paramédico de Palmerola.

Los supervisores de cada equipo de trabajo están encargados de verificar que todos los colaboradores guarden la distancia mientras realizan su faena y tengan puesta su mascarilla en todo momento y de forma correcta.

Además se han colocado estaciones de desinfección en distintos puntos de la construcción para facilitar el constante lavado de manos y uso de gel.

“Es un proceso minucioso, pero necesario para garantizar la seguridad y salud de nuestros colaboradores y poder adaptarnos a esta nueva realidad que nos obliga el coronavirus”, manifestó Pineda.

La concesionaria realiza pruebas rápidas de COVID-19 cada siete días para constatar que los trabajadores que forman parte del proceso de repertura no estén contagiados de Covid-19.

En el proyecto de Palmerola también se cuenta con personal médico para auxiliar a todo el personal que lo requiera y una ambulancia en caso de emergencia. Además hay habilitada un área de atención.

“Las medidas que estamos implementando nos han permitido hasta ahora detectar cuatro casos positivos de COVID-19 dentro de nuestros colaboradores, quienes se encuentran en aislamiento y bien de salud gracias a la pronta intervención. Podemos confirmar que todos se contagiaron fuera del proyecto, porque son de distintas áreas y no tenían contacto entre sí.

Nosotros verificamos su estado de salud y mantenemos los protocolos dentro de la terminal, pero lamentablemente afuera todos estamos expuestos”, señaló Pineda.

Destacó que el proceso de reapertura va por buen camino y que esperan poder incorporar de manera paulatina a más trabajadores.

La Prensa