Con 300 ascensos y misa virtual, policías celebrarán su día

El próximo 9 de junio festejarán el Día del Policía hondureño.Más de 17,000 miembros de la Policía Nacional han estado en las calles y carreteras del país durante la emergencia.

Un grupo de policías controla el tráfico en San Pedro Sula y que se cumpla la ordenanza de circulación para evitar la propagación del coronavirus.
Un grupo de policías controla el tráfico en San Pedro Sula y que se cumpla la ordenanza de circulación para evitar la propagación del coronavirus.

SAN PEDRO SULA.

Este 9 de junio, los uniformados celebrarán el Día del Policía Hondureño con una misa de acción de gracias que, esta vez, será virtual y no dentro de un templo católico como lo han hecho a lo largo de la historia de la institución.

Ese día (el martes), las máximas autoridades de la Policía Nacional concederán ascensos a más de 300 policías de la escala básica. Estos, por su labor durante la pandemia, pasarán a ser clase 1, 2 y 3.

jt-dinora azucena martinez(800x600)
Dinora Azucena Martínez, clase II

Después de tres meses de mantenerse en la primera línea de combate contra un enemigo invisible, la Policía ha tenido bajas sensibles.

En medio de esta guerra no convencional (pues no es la cotidiana que libra contra el crimen), la Policía Nacional llora a sus muertos, pero al mismo tiempo, elogia a sus 17,000 miembros (hombres y mujeres).

Los miembros de la institución han hecho prevalecer con un nivel bajo de conflictividad el toque de queda (aún frente a grupos de personas irrespetuosas de la ley) y han ejercido un control efectivo sobre la ciudadanía que, hasta ahora, le ha permitido al país no tener un sistema de salud desbordado.

jt-jaimemanfredo barahona.1(800x600)
Jaime Manfredo Barahona Oseguera, subcomisionado

Para Jair Meza, portavoz de la Secretaría de Seguridad, los policías están haciendo un trabajo “loable” porque, “poniendo en riesgo sus vidas y sin esperar elogios”, evitan que miles de hondureños se aglomeren y puedan ser contagiados con el virus.

“Muchos policías tienen más de dos meses de no ver a sus hijos y padres. Esto es loable y lo admiramos. Han estado al frente sin llorar, sin murmurar, bajo las lluvias, bajo condiciones críticas y bajo señalamientos públicos”, dice Meza.

“Estar en la primera línea significa mucha responsabilidad, disciplina, también riesgos que corren los policías, estadísticamente se ha visto en el mundo que los cuerpos de seguridad es donde hay más infectados”.

Luego de pasar por un proceso de depuración, en los últimos años esta institución se nutrió de nuevos elementos con formación profesional con los cuales ahora puede emplear, más allá de armas, recursos tecnológicos para enfrentar cualquier enemigo, desde extorsionadores, secuestros, narcotráfico hasta la actual y temida pandemia.

jt-jose manuel castillo(800x600)
José Manuel Castillo Gutiérrez, agente policial

Por ejemplo, ahora bajo el mando de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), cuenta con la Unidad de Control de Riesgo Sanitario y Bioseguridad que, junto con las secretarías de Trabajo y Salud, vigilará el cumplimiento de los protocolos creados por el Gobierno para contener el contagio.

Considerando los resultados satisfactorios que está obteniendo en esta crisis, Meza cree que ahora la Policía Nacional es una institución moderna con recursos tecnológicos, logísticos y talento humano capaz de hacer frente de manera protagónica a cualquier amenaza contra la ciudadanía.

“Hay una parte de la población que por problemas políticos y sociales toma a mal algunas acciones de la Policía”, sin embargo, “entendemos y respetamos a ese grupo de la población al cual también servirnos. Nuestro personal y nuestras patrullas sirven de ambulancias para ellos y para todo los hondureños que están tierra adentro porque estas patrullas son del pueblo”, dice.

Casos

La Policía registra 3 fallecidos en sus filas por COVID-19, 71 enfermos, 8 recuperados, más de 40 elementos en confinamiento por presentar síntomas similares a los causados por el COVID-19.

En las últimas semanas Dinora Azucena Martínez, clase II, falleció de COVID-19. El subcomisionado Jaime Manfredo Barahona Oseguera y el agente José Manuel Castillo Gutiérrez murieron en salas de COVID-19.

Mientras Walther Ismael Fúnez Matute y Cristian Josué Aguilar Oyuela en el cumplimiento del deber durante la emergencia nacional.

A los caídos, a quienes sepultaron sin la presencia de sus familiares, les ofrecerán el Día del Policía hondureño un reconocimiento póstumo y un minuto de silencio.

La Prensa