Supervisan avances en construcción del aeropuerto Palmerola con el protocolo de bioseguridad

"Palmerola es un ejemplo de que sí se puede convivir y seguir trabajando", dice el presidente Hernández.

El presidente Juan Orlando Hernández supervisó la obra.
El presidente Juan Orlando Hernández supervisó la obra.

Comayagua.

La construcción del aeropuerto internacional Palmerola fue el proyecto que sirvió como piloto para poner a prueba el protocolo de bioseguridad para retornar a una "nueva normalidad" de manera inteligente.

En ese sentido este viernes fueron supervisados los avances que tiene el aeropuerto, para corroborar no solo el aspecto de los trabajos, sino que se cumplan las medidas de bioseguridad para contener la propagación del coronavirus.

La supervisión estuvo al mando del presidente Juan Orlando Hernández; Gustavo Boquín, presidente de la Cámara de la Construcción; Ricardo Bueso, ingeniero encargado de la construcción del aeropuerto, y otros empresarios.



Tras el recorrido el presidente Hernández felicitó a los trabajares por el reinicio de labores en esta nueva realidad en el marco de la pandemia de COVID-19.

El mandatario hondureño aseguró que este proyecto es ejemplo para la industria de la construcción, pues se reactivó en medio de la pandemia y se está ejecutando bajo las medidas de bioseguridad necesarias.

"Hemos podido ver un manejo importante; es un ejmeplo de que sí se puede convivir y seguir trabajando", indicó Hernández. Agregó que gracias al esfuerzo de los trabajadores, "el aeropuerto está tomando forma".

Cumplir con las medidas de bioseguridad y contar con pruebas rápidas para COVID-19, "manda un mensaje como ejemplo a seguir porque el país tiene que levantarse", dijo el presidente hondureño.

A pesar de que las actividades en la edificación del aeropuerto se tuvieron que parar de forma temporal, Hernández espera que los tiempos de entrega de Palmerola se puedan cumplir y salir antes de octubre del año 2021.

"Control estricto"

Gustavo Boquín, presidente de la Cámara de la Construcción de Honduras, se mostró contento porque Palmerola ha podido mantener un "control estricto en la bioseguridad del personal".

"Prueba de ello es que en el primer día que empezó operaciones se encontró a cuatro personas asintomáticas con COVID-19", acotó Boquín.

Ricardo Bueso, ingeniero encargado de la construcción del aeropuerto de Comayagua, manifestó que a pesar de llevar dos semanas trabajando en el proyecto se prioriza la salud de las personas.

"Han habido casos y se sigue el protocolo", dijo y explicó que a las personas que salen contagiadas con coronavirus les dan el tratamiento MAIZ y se mantienen aisladas.

La Prensa