Sin feligreses, así celebraron la misa de Domingo de Ramos

En el Vaticano, el papa Francisco celebró el Domingo de Ramos ante una Plaza de San Pedro.

Los hondureños siguieron por televisión la transmisión del Domingo de Ramos. Foto: AFP
Los hondureños siguieron por televisión la transmisión del Domingo de Ramos. Foto: AFP /

Tegucigalpa, Honduras.

A puerta cerrada y sin feligresía, así ofició ayer la misa de Domingo de Ramos en la catedral metropolitana San Miguel Arcángel el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, quien reflexionó que la soberbia, el egoísmo y la falta de amor son virus en contra de Cristo y la Semana Santa.

La emergencia sanitaria mundial a causa del coronavirus y sus consecuentes restricciones han hecho que la imagen de las iglesias desoladas sea común.

Ahora lo que importa y lo que vale es precisamente lo que parece más pequeño: cuidar y defender la vida.

Ángel Garachana, Obispo

LEA: Honduras cumple 26 días de zozobra por coronavirus

En el Vaticano, el papa Francisco celebró el Domingo de Ramos ante una Plaza de San Pedro vacía, tal y como ha ocurrido en el resto del mundo, adonde las misas han sido transmitidas por radio, televisión y redes sociales, y seguirán de esta forma durante la Semana Santa.

Durante la homilía, Rodríguez Maradiaga destacó los gestos de solidaridad y preocupación por el más necesitado vistos en los últimos días, al recordar que Jesús “nos invita a ser generosos, a compartir, a ser solidarios, a vivir libres de toda ambición de poder, de ser importantes, de tener, que es lo que arruina al mundo y genera injusticia”.

tc iglesia2 060420(800x600)
El cardenal Óscar Andrés Rodríguez hizo un llamado a la población a estar unidada.

Pero cuestionó a quienes niegan la compasión y la misericordia. “Cómo pueden pretender que Dios les libre de un contagio, si están contagiados de odio, de rechazo del prójimo, y el rostro de Jesús no es el rostro de un poderoso, de un fuerte, sino que el rostro de un hombre manso y humilde, pacífico y sin armas”.

El cardenal agradeció al personal de Salud, médicos, enfermeros, militares, policías y miles de voluntarios, “que se han tocado el corazón para ayudar a las comunidades necesitadas”.

En San Pedro Sula.

El obispo Ángel Garachana presidió ayer la eucaristía en la catedral San Pedro Apóstol. “Podemos preguntarnos, ¿la experiencia que estamos viviendo con el coronavirus no cuestiona también nuestra vida en torno a qué valores o estilo estaba asentada nuestra vida o nuestra cultura?”

Agregó que esta experiencia “quizá nos está dando valor a lo que antes no dábamos importancia o creíamos secundario”.

La Prensa