Rafael Callejas, el líder carismático y cuestionado que revolucionó la política

El expresidente murió de un infarto ayer en Atlanta, Estados Unidos. Líderes políticos del país destacan su figura y dan las condolencias a los familiares.

VER MÁS FOTOS

San Pedro Sula.

Tras fallecer de un infarto ayer en Atlanta, Estados Unidos, Rafael Leonardo Callejas Romero (76 años), con sus virtudes y crasos errores, ahora cobra vida en la historia del Partido Nacional y de Honduras, como un líder ejemplar, carismático, conciliador y como el estadista de la era democrática que dio los primeros pasos, para bien o para mal, para insertar a la economía hondureña en ese entonces, en el incipiente proceso de globalización.

Callejas Romero o “licenciado Callejas”, como le decían sus correligionarios del Partido Nacional desde la década de 1980, comenzó a forjar su carrera política desde inicios de 1970, a la sombra de gobiernos militares, hasta convertirse en presidente de Honduras entre 1990 y 1994.

Después de estudiar economía en la Universidad de Mississipi, Louisiana (1966), y desarrollo agrícola en el Instituto de Ciencias Sociales de La Haya, Holanda (1967), el hijo de Rafael Callejas Valentine y Emma Romero regresó a su ciudad natal, Tegucigalpa, para desempeñar el cargo de jefe de planificación agropecuaria del Consejo Superior de Planificación Económica, subsecretario y secretario de Recursos Naturales, presidente del Banco Nacional de Desarrollo Agrícola y, también, del Instituto Hondureño de Mercadeo Agrícola (IHMA) durante los dos períodos del gobierno del general Oswaldo López Arellano (1963-1971).

Para recordar
Cuando asumió la presidencia de la república, Callejas comenzó la era de las privatizaciones de las empresas estatales.

Por su capacidad técnica y neutralidad política, Callejas se mantuvo en la estructura gubernamental en medio del fragor de los golpes de Estado. En el gobierno de facto del general Juan Alberto Melgar (1975-1978) fungió como secretario de Recursos Naturales y continuó en ese mismo cargo en la administración del general golpista Policarpo Paz García.

En 1985, en un momento clave para el país, cuando Roberto Suazo Córdova insinuaba con mantenerse en el poder, Callejas se postuló a la presidencia como uno de los tres candidatos del Partido Nacional (Juan Pablo Urrutia y Fernando Lardizábal) ante los competidores del Partido Liberal: José Simón Azcona, Óscar Mejía Arellano, José Efraín Bu Girón y Carlos Roberto Reina, pero perdió las elecciones a pesar de haber obtenido de manera individual la mayor cantidad de votos: el 42%.

Sin embargo, las autoridades electorales y los dos partidos políticos aceptaron la aplicación de la “opción B”, el conteo de los votos por partido, y de esta forma le concedieron el triunfo a Azcona porque los liberales, en suma, obtuvieron más votos que los nacionalistas.
Callejas, quien había sido testigo y vivido los golpes de Estado, aceptó la derrota para proteger el sistema democrático que apenas comenzaba a construir el país mientras sus vecinos, como El Salvador, se desgastaban en una guerra civil violenta por diferencias ideológicas.

Perfil
Rafael Leonardo Callejas Romero

Fecha de nacimiento:
14 de noviembre de 1943

Esposa:
Norma Regina Gaborit

Ciudad de nacimiento:
Tegucigalpa

Ciudad de fallecimiento:
Atlanta, Estados Unidos

Causa de muerte:
Infarto

El carácter fuerte, la caballerosidad y tenacidad, lo mantuvieron de pie como político, sin quebrantarse y sin ceder, hasta que en las elecciones generales de 1989 le ganó con un 52% de los votos a Carlos Roberto Flores, aspirante del Partido Liberal.

Por su actitud positiva, férrea y líder carismático, Callejas, uno de los oradores más destacados del siglo pasado en el país, no solo estuvo bajo la línea de las críticas por corrupción de sus adversarios políticos, sino que también bajo el respeto y la admiración de sus rivales.

Minutos después de que falleciera en la mañana de ayer en Atlanta, el expresidente Manuel Zelaya Rosales, máximo líder del Partido Libertad y Refundación (Libre), publicó en su cuenta de Twitter: “Lamentamos la muerte del presidente de Honduras, Rafael Leonardo Callejas (período 1990-1994), cuestionado, pero indiscutible líder popular del Partido Nacional que ganó elecciones sin fraude. QEPD”.

El presidente Callejas, al asumir la administración gubernamental, anunció al país que las finanzas se encontraban quebradas y que era necesario reestructurar el sistema a través de medidas de ordenamiento económico bajo el modelo neoliberal.

Puso en vigencia un plan de ajuste por medio de la Ley de Ordenamiento Estructural de la Economía con la cual eliminó todas las exoneraciones y franquicias aduaneras a la importación de mercancías con dispensas y aumentó el impuesto sobre renta.
Bajo la regla de que el Estado no debe ser partícipe del mercado para tener una economía competitiva, Callejas comenzó un proceso de privatización de empresas estatales y, al mismo tiempo, un proceso de devaluación del lempira frente al dólar.

zc-callejas102-050420(800x600)
Callejas se convirtió en un fenómeno político al irrumpir como precandidato con su eslogan “la fuerza joven”. Años después se convirtió en presidente y como mandamás del fútbol llevó a Honduras a dos mundiales.

Para Nelson García Lobo, catedrático de la Universidad Católica y miembro del Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), “el presidente Callejas es uno de los precursores del neoliberalismo, de las medidas planteadas en el consenso de Washington, que plantean que los gobiernos no son los responsables de la prestación de los servicios, pero sí deben asegurar que las empresas presten los servicios”.

Él desarrolló la infraestructura del país que aún estamos disfrutando todavía. Le dio un impulso importante al agro y fue realista con la moneda, porque estábamos viviendo una economía bastante ficticia con una tasa cambiaria que no era diaria.Puedo decir que fue un gobierno avanzado y muy creativo con algunos programas y proyectos”, dijo García Lobo.

zc-calle2-050420(800x600)

Callejas, quien le entregó más tarde la presidencia a Carlos Reina (1994-1998), al dejar el poder se enfrentó a una avalancha de acusaciones promovidas por el Ministerio Público por delitos de malversación de caudales públicos, falsificación de documentos, abuso de autoridad y otros relacionados con los escándalos El Petrolazo y El Chinazo.Pero más tarde lo absolvieron de las acusaciones y le extendieron 16 cartas de libertad.

Desde el punto de vista del excanciller Carlos López Contreras, Callejas en su momento “se presentó como un fenómeno político” que revolucionó la forma de “hacer política” en Honduras.
Mientras tenía acusaciones por esos casos y estaba fuera de la palestra política, Callejas dirigió exitosamente durante 13 años a la Federación Nacional de Fútbol de Honduras (Fenafuth). En este período logró que la Selección Nacional clasificara consecutivamente a los mundiales Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Ayer, la Fenafuth emitió un acuerdo de duelo en el cual destacó que “su huella en el fútbol hondureño queda grabada en la historia de nuestro deporte rey que lo recordará por su talento, capacidad de gestión y su pensamiento visionario.

zc-callejas105-050420(800x600)

En diciembre de 2015, Callejas, casado con Norma Regina Gaborit, recibió un golpe demoledor: la justicia estadounidense solicitó su extradición a Honduras por estar implicado en el escándalo de corrupción que sacudió a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa), el cual ha sido llamado Fifagate.

En marzo de 2016, de acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Callejas se declaró culpable en una corte de Nueva York de haber recibido sobornos por más de $600,000 a cambio de adjudicarle los derechos de comercialización de los partidos de la Selección de Honduras a la empresa MediaWorld.

zc-callejas104-050420(800x600)

Callejas se entregó a las autoridades de EEUU en 2015 y después de pagar una fianza de $4 millones, logró que le concedieran arresto domiciliario, pero en 2016, al asistir a una revisión médica en ese país, le detectaron leucemia.

El expresidente de Honduras, que durante los últimos años portó un grillete electrónico con GPS, murió ayer antes de las 11:00 am en Atlanta a causa de un infarto, informó su primo Roberto Ramón Castillo.

De acuerdo con informes ofrecidos por Castillo, el expresidente, “después de un segundo trasplante, haber superado la leucemia y pasar 95 días entubado, “despertó” y ayer “sufrió un infarto”.

Expresidente Flores expresa las condolencias a la familia

Tegucigalpa. El expresidente Carlos Flores destacó al extinto Rafael Leonardo Callejas como un líder carismático y recordó la amistad que sostuvieron.“Con hondo sentimiento de pesar recibimos la infausta noticia del fallecimiento del expresidente Callejas. Tanto por el cercano grado de amistad que sostuvimos a lo largo de nuestra vida política (con todo y nuestra militancia en partidos distintos de rivalidad tradicional), como porque ambos compartimos episodios relevantes del destino histórico de Honduras”, escribió Flores en un comunicado.

Recordó que ambos tuvieron “por voluntad del Señor y la confianza del pueblo hondureño, el singular honor de ejercer la primera magistratura de la nación, en las postrimerías del siglo pasado. Si hay legado sobresaliente que deja el final de la centuria, sin duda lo fue la transición de una buena parte del hemisferio occidental de dictaduras, autoritarismos y regímenes uniformados, hacia la instauración de las democracias representativas y republicanas. Paralelo a ello, la restauración de la majestad de la ley y del Estado de Derecho”, dijo Flores.

“Ninguno de nosotros, por supuesto, tuvimos recelo alguno de ocupar la primera línea en esas riesgosas trincheras de la lucha cívica. Él en su turno y nosotros en el nuestro, tomamos el camino diáfano de la institucionalidad, comprometidos al fortalecimiento de nuestro sistema democrático de vida y de gobierno.
Al final del comunicado, Flores dijo que “toca a la posteridad hacer el recuento del afán empeñado (el balance de las virtudes y de las fallas humanas) en aras del bienestar nacional”.

La Prensa