Sergio Rodríguez, violinista hondureño que destaca en escenarios de Argentina

El cantante y violinista sampedrano ha desarrollado una gran carrera en Argentina, gracias a su talento.

/

San Pedro Sula, Honduras.

Nacido en una familia de violinistas era de esperarse que el sampedrano Sergio Rodríguez también se convirtiera en un amante de las cuerdas. Esta pasión, lo ha llevado a presentarse en los escenarios más importantes de Argentina, país promotor de la música en América Latina.

Rodríguez, egresado de la Escuela de Música Victoriano López, se ha presentado en el Teatro Colón, Centro Cultural Kircher (Ballena Azul), la Usina del Arte, Estadio Luna Park, Teatro Coliseo, Teatro Ópera, entre otros.

El talentoso hondureño reside en Argentina hace cinco años y ha desarrollado una importante carrera en dicho país. Actualmente es parte de la Orquesta Académica de Buenos Aires.

Además lea: Tela se declara municipio verde y anuncia medidas ambientales

Durante la entrevista con Diario LA PRENSA comentó que realmente su interés por la música nació a través del canto y que fue hasta tiempo después que se enamoró del violín.

"Mi padre, Juan Rodríguez, siempre quiso que sus seis hijos fueran violinistas y lo consiguió. A todos nos inscribió en clases de música, aunque debo reconocer que para mi, al inicio, fue todo un martirio", dijo Rodríguez.

A los siete años, lo único que le interesaba era cantar y las clases de violín solo eran algo secundario, que años más tarde se convirtió en su gran talento.

"Me gradué como Bachiller en Música de la Victoriano, pero sin amar realmente la carrera", comentó.

- El hondureño audicionó en American Idol -

Este anhelo por desarrollarse en el canto lo llevó a audicionar, en 2008 en la Ciudad de México, en el programa American Idol; una experiencia que marcó su vida como persona y artista.

"En aquel momento pesaba alrededor de 100 kilos, lo cual afectaba mi seguridad frente a las personas. Los jueces me dijeron que sí tenía talento, pero que yo no era lo que estaban buscaban".

Este choque con la realidad y al irse a vivir a Argentina cambió por completo su estilo de vida. Rodríguez perdió más 50 kilos y además, descubrió que llevaba en las venas un talento nato para tocar el violín.

"Transformé mi interior y exterior. Conocí grandes artistas del violín que me inspiraron y mostraron un mundo que no conocía".

Una de estas personas es Carlos Calleja, destacado director de orquesta en Argentina, y mentor del hondureño quien este 26 de febrero en la Alianza Francesa a las 7:00 pm.

La Prensa