Unos 300,000 estudiantes son excluidos del sistema educativo

Hay más de 38,000 niños con alguna discapacidad, por lo que urge crear espacios en escuelas y colegios.

Varios sectores estuvieron en el lanzamiento de la política.
Varios sectores estuvieron en el lanzamiento de la política.

TEGUCIGALPA.

El acceso a la educación pública para personas con alguna discapacidad y de grupos vulnerables es un reto grande que tienen las autoridades educativas.

Sin embargo, el Gobierno, junto a otras organizaciones, dio los primeros pasos al lanzar la política de Educación Inclusiva.

A través del documento se espera incluir a estudiantes que no logran ingresar en la escuela o que por alguna razón salen.

De acuerdo con estimaciones del Consejo Nacional de Educación, en el país hay más de 300,000 niños y jóvenes que pertenecen a grupos vulnerables que son excluidos del sistema educativo.

La política contiene tres ejes fundamentales con los que se espera darle acceso a los niños, dijo Sandra Maribel Sánchez, secretaria ejecutiva del Consejo.

OEI y Consejo Nacional de Educación firmaron un convenio para implementar la política de inclusión en todo el país.

“El primero es el derecho a la educación, el otro es la sostenibilidad para ejecutar los programas y preparar a los docentes en sus metodologías dependiendo del niño que tenga en las aulas, y el tercer componente es la permanencia, lograr que los niños no salgan del centro”, manifestó.

La política será implementada este año con apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

Además se buscarán a los más de 800,000 personas entre los 12 y 30 años que no estudian ni trabajan para apoyarlos a través del sistema informal.

Olivia Perdomo, representante de la Federación Nacional de Madres, Padres y Familia de personas con Discapacidad (Fenapapedish), manifestó que es necesario que se creen espacios para dar acceso a los niños y jóvenes.

Comentó que en el sistema hay más de 38,000 niños con alguna discapacidad; sin embargo, la cifra es baja comparado con los que no pueden acceder al sistema educativo.

“Los centros educativos no son accesibles para los niños que tienen discapacidad física”.

La Prensa