Colón: Sabá, tierra de gente laboriosa y hospitalaria

En el centro de la ciudad está la iglesia católica, donde flores, plantas ornamentales y árboles de varias especies forman un jardín botánico que es disfrutado por propios y extraños.

VER MÁS FOTOS
Arte: los murales en el parque central y otros sitios de la ciudad son expresiones de arte que destacan la identidad del municipio.
Arte: los murales en el parque central y otros sitios de la ciudad son expresiones de arte que destacan la identidad del municipio.

Colón.

Conocido como la Perla del Aguán, por estar en el centro del valle que la hace privilegiada, Sabá es un municipio de Colón que también tiene sus encantos, además de ser una tierra de gente hospitalaria y luchadora.

A solo 80 kilómetros de La Ceiba y de Trujillo por la carretera CA-13, esta ciudad laboriosa fue declarada municipio el 4 de septiembre de 1964, antes pertenecía a Sonaguera. Su feria es el 22 de mayo, Día de Santa Rita de Casia. Su fiesta concluye con el Carnaval del Banano, en honor a esta fruta que sostiene gran parte de su economía. Con una extensión territorial de 344 kilómetros, se extiende por 14 aldeas y 44 caseríos.

LA-Ruta504-271019 (29)(800x600)

Por sus calles y avenidas, la mayoría sin pavimentar, es posible encontrarse con emprendedores, quienes todos los días, sea por la mañana o tarde, las recorren ofreciendo baleadas, pasteles, hojaldras, jugos naturales y “topogigios”; también panes hechos en casa como semitas, donas, quesadillas y molletes. Es una ciudad de gente trabajadora y hospitalaria, su concurrida avenida Morazán es prueba de ello.

A sus pies pasa el río Aguán. Aquí está el puente más grande de Honduras con una longitud de casi medio kilómetro. Este punto es ideal para ver los extremos del día. A la par de esta imponente obra, están las ruinas del primer puente, que fue destruido por el huracán Mitch. Es un sitio para los amantes de las aventuras extremas, desde sus vigas en ruinas se ve al vacío.

LA-Ruta504-271019 (17)(800x600)

En el centro de la ciudad está la iglesia católica, donde flores, plantas ornamentales y árboles de varias especies forman un jardín botánico que es disfrutado por propios y extraños. Fuera de la ciudad hay lugares para diversión, el balneario de Regaderos es uno de ellos, y está a unos 10 minutos en dirección a la montaña La Esperanza. El centro turístico Nairobi en la aldea de Lomitas del Este, es otro atractivo, a tan solo tres minutos de la ciudad.