Más noticias

Patricia Murillo: “Debo conocer a fondo los argumentos”

Murillo, diputada por Cortés, explica por qué objetó las reformas aprobadas a la Ley del Instituto de Previsión del Periodista.

Sesión. La diputada Patricia Murillo en el Congreso Nacional.
Sesión. La diputada Patricia Murillo en el Congreso Nacional.

TEGUCIGALPA.

La diputada por Libre, Patricia Murillo, aseguró que objetó la reforma a la Ley del Instituto de Previsión del Periodista, aprobada a finales de septiembre, porque “buscábamos mayores elementos informativos y en un amplio contexto tomar las decisiones más responsables”.

“Soy miembro fundadora del Colegio de Periodistas de Honduras y del Instituto de Previsión del Periodista (IPP) y conozco la nobleza de las instituciones. Mi actual función como representante del Soberano me exige escuchar y conocer a fondo los argumentos de todas las partes involucradas en cualquier iniciativa de ley, moción o manifestación etc., que hagamos los parlamentarios para votar con la mayor aproximación a la verdad”.

Para recordar
La reforma al Instituto de Previsión del Periodista ratifica que el IPP no es un ente u organismo estatal y sus conflictos legales se dirimirán en los Juzgados de lo Civil.

La diputada por Cortés dice que “es parte de una sana democracia y de la dialéctica en el ámbito de la libre expresión con los límites que da la ética y las leyes para proteger otros derechos humanos, aclaramos a la opinión pública que no solo el colectivo de diputados de Libre votó en contra de modificar nuevamente y a contrarreloj la Ley del IPP, sino que otros honorables colegas”.

“Mi posicionamiento fue que no miraba ninguna urgencia, porque en honor a la verdad por ejemplo, si tenemos en cartera leyes urgentes como la de Secretos Oficiales que a mi juicio deberíamos de derogar o la Ley de la Colaboración Eficaz que creo que con urgencia debemos aprobar. Dado que todos sabemos que el IPP, dentro de su Ley Orgánica, manda a capitalizarse desde el inicio de operaciones en forma tripartita, por los afiliados, los patronos y por el Estado, y así fue hasta 2013, cuando decidieron no recibir más fondos gubernamentales, mantenemos que ningún ente que ha recibido fondos públicos debe rechazar cualquier tipo de auditorías sin que esto venga en desmedro de la libertad de expresión y mucho menos del gremio”.

La parlamentaria asegura que buscan que “nuestro gremio tenga como mística la rendición de cuentas más objetiva posible, para que, como lo manifesté en el Congreso, tener más legitimado el trabajo de ser auditor”.