Bajan casos de dengue, pero aumenta la malaria en el municipio de El Progreso

En lo que va de 2019 han fallecido diez personas y otras siete están por confirmarse.

Resultado. La eliminación de los criaderos del zancudo se ve reflejado en los centros de salud con la poca asistencia de pacientes.
Resultado. La eliminación de los criaderos del zancudo se ve reflejado en los centros de salud con la poca asistencia de pacientes.

EL PROGRESO.

La reducción de entre 50 y 60 casos a la semana de pacientes con dengue que acudían a los centros asistenciales muestra que los progreseños le están ganando la batalla al zancudo que transmite la enfermedad.

Hasta finales de septiembre, el personal de la unidad de la Secretaría de Salud en El Progreso cuenta más de 3,500 enfermos, un buen porcentaje de estos con signos de alarma.

El jefe municipal de esa dependencia, Eleazar Manueles, informó que en las últimas semanas han registrado un descenso considerable de personas con dengue.

“Entre 50 y 60 pacientes menos están llegando al sistema de salud que lo integran más de diez centros de salud y el hospital progreseño, ese es el resultado de la tenaz labor que venimos desarrollando junto con la Municipalidad y patronatos para eliminar los criaderos del zancudo”.

em enfoque 051019 2(800x600)
LABOR. Pese al descenso en los casos de dengue, la fumigación no se detiene, la meta es erradicar el mal.

El funcionario explicó que eso no quiere decir que han bajado la guardia, los trabajos de fumigación y concienciación a la población para que mantenga limpio sus solares y pilas son permanentes.

“En este año ya tenemos diez víctimas confirmadas de dengue y estamos pendientes de los resultados de laboratorio de otras siete, esperamos que esto siga a la baja para que no continúe muriendo gente por este mal”, dijo Manueles.

Malaria

Mientras los resultados del trabajo que hacen para frenar al zancudo del dengue les ha causado satisfacción al personal de Salud y vecinos, otro insecto está transmitiendo malaria a los progreseños.

Otras enfermedades que están controladas son la leishmaniasis y el mal de Chagas, estas se presentan en la zona de la montaña donde hay cafetales.

“Por un lado estamos alegres y por otro sumamente preocupados por el rebrote de malaria en el municipio. En el primer trimestre tuvimos dos casos de esa enfermedad y en el segundo período aparecieron siete más, eso sí es alarmante”, dijo el jefe municipal. Durante 2018 se registraron 50 casos de malaria en la Perla del Ulúa. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está apoyando para eliminar el vector.

El brote se presentó en los otrora campos bananeros en las comunidades de San Isidro, La Balastrera, Naranjo Chino y Las Flores y en el casco urbano en la colonia Palermo. El zancudo transmisor crece en aguas sucias de canales, arroceras y otros recipientes.