Más noticias

Gestionan construcción de colonia para familias de las barras en Omoa

Dirigentes del patronato de ambas comunidades entregaron plano a la Corporación Municipal para que agilice ante el Gobierno la edificación de las viviendas

 Luego de las marejadas que destruyeron varias viviendas, las familias abandonaron el lugar.
Luego de las marejadas que destruyeron varias viviendas, las familias abandonaron el lugar.

Omoa, Honduras

Un total de 84 familias que habitan en las barras de Cuyamel y el río Motagua continúan expuestas a las marejadas, pues el 50 por ciento de ese sector se lo ha “comido” el mar Caribe.

Los habitantes de esas aldeas comenzaron a ser afectados en 2011 por el fenómeno, y un buen número de viviendas fueron destruidas por las olas, obligando a sus dueños a abandonar el sitio para proteger sus vidas.

En esa fecha habitaban el lugar 109 familias: 25 de ellas se fueron a vivir con parientes y otras están alquilando.

109
familias eran las que habitaban las barras de Cuyamel. En la actualidad solo han quedado 84, que esperan ser reubicadas.

Desde ese momento, la organización Comisión Social Menonita ha venido ayudando a esos pobladores con víveres, alimentos y gestiones ante las autoridades municipales y del Gobierno para que sean reubicados en un lugar seguro.

En 2018, la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) declaró a las barras una zona inhabitable. Hace unos días, la institución Alianza Hondureña ante el Cambio Climático (AHCC) presentó un informe sobre el efecto del cambio climático en las comunidades costeras en la región. Las barras de Cuyamel y Motagua en el municipio de Omoa son parte de eso y a la vez a sus pobladores los han declarado en calamidad doméstica.

Gestión

Los dirigentes comunales de las barras no han bajado los brazos y continúan buscando ayuda en la alcaldía y el Gobierno. Hace unos días, el presidente del patronato de las dos aldeas, Francisco Díaz Romero, entregó a la Corporación Municipal, que dirige el alcalde Ricardo Alvarado, los planos de lo que sería un complejo habitacional en un terreno que ya fue comprado por la comuna en un sitio más seguro y sin riesgo de inundaciones.

“Esperamos que con el documento nuestras autoridades agilicen el proyecto. Estamos urgidos de que nos reubiquen de esa zona, pues tememos que en cualquier momento una marejada provoque una tragedia”, dijo Díaz. El jefe edilicio de Omoa manifestó que con esa herramienta la gestión toma más fuerza.

El presidente Juan Orlando Hernández ya prometió ayudar con las casas.