Más noticias

Voluntarios universitarios restauran iglesia de 300 años

Los estudiantes trabajan en la restauración de la policromía del templo, al igual que detalles en madera La inversión de Colosuca con apoyo de España es de L3.5 millones.

La restauración la ejecuta la Mancomunidad de Municipios Lencas del Centro de Lempira (Colosuca), con el financiamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Secretaría de Turismo, la municipalidad de San Manuel Colohete, la parroquia San Sebastián Mártir y la asesoría del Instituto Hondureño de Antropología e Historia.
La restauración la ejecuta la Mancomunidad de Municipios Lencas del Centro de Lempira (Colosuca), con el financiamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Secretaría de Turismo, la municipalidad de San Manuel Colohete, la parroquia San Sebastián Mártir y la asesoría del Instituto Hondureño de Antropología e Historia.

GRACIAS.

Con asesoramiento técnico de la Mancomunidad Colosuca y una red de voluntarios universitarios se avanza en la restauración de una de las iglesias más valiosas por su antigüedad y características únicas en San Manuel de Colohete, Lempira.

Voluntarios de la carrera de Arquitectura de San Pedro Sula se sumaron a la restauración de la policromía del templo y pintura mural, al igual que detalles en madera, en el marco de la restauración de la joya barroca.

Se trata del segundo grupo de voluntarios que se involucra en los trabajos de restauración abierta al público, que es un modelo iniciado por la mancomunidad que aglutina a los municipios del centro de Lempira.

1-Desde 1999 fue incluido en el Inventario de Bienes Culturales Inmuebles de Honduras como Monumento Nacional.

2-El templo tiene detalles europeos; las paredes son de adobe y vigas de madera sostienen una techumbre de teja de arcilla.

La iglesia de la Inmaculada Concepción de San Manuel de Colohete, cuya construcción data de 1721, destaca por su expresión simbólica y la policromía en muros y elementos de madera que es la característica más destacada del templo.

Raquel Ropero, becaria de la Universidad de Valencia, explicó que se hace una evaluación del estado de conservación de la policromía y pintura mural de la iglesia, al igual que de otras piezas de madera e incluso retablos. De ese modo, los voluntarios hacen un trabajo para preservar de la mejor manera los pigmentos y aglutinantes utilizados en la iglesia para restaurarlos. Ropero explicó que el “deterioro de la pintura mural se debe a la humedad, principal factor de deterioro, por capilaridad y filtración”.

tc iglesia 060919 (4)(800x600)
La impresionante edificación es visitada anualmente por estudiantes de arquitectura de países como Chile y Argentina.

En el interior de la iglesia hay un retablo único, donde está un Cristo Negro y decoraciones ornamentales en la techumbre que fue pintado con elementos vegetales de las tierras de la zona. Aún se aprecia el reluciente color naranja, el azul púrpura y el amarillo en lo más alto del interior del templo.

La primera fase de intervención consistió en la protección preventiva de la policromía en madera estampada en el cielo falso, la restauración de la cubierta de madera y teja de las naves que conforman el cuerpo de la iglesia y la reparación de la cúpula y bóvedas que cubren el presbiterio y las naves laterales.

tc iglesia 060919 (3)(800x600)