Más noticias

Empresa comunal realizará la primera exportación de oro

Habitantes de 7 aldeas de Macuelizo, Santa Bárbara, formaron una empresa y ahora extraen el metal.

 En el mercado internacional, la onza troy de oro cuesta más de $1,523.
En el mercado internacional, la onza troy de oro cuesta más de $1,523.

Macuelizo, Santa Bárbara.

Después de 140 años de ver a las compañías extranjeras explotando los yacimientos y vendiendo los metales preciosos, Minas y Cuevas, la primera empresa comunal del sector minero de Honduras, aspira a cambiar la historia en las próximas semanas cuando realice la primera exportación de oro al mercado alemán.

En abril anterior, Minas y Cuevas, fundada hace más de dos años por 7 comunidades rurales del municipio de Macuelizo en el departamento de Santa Bárbara, envió una muestra de oro a la compañía Heimerle + Meule, con sede en Alemania, y ahora esta firma espera el primer embarque.

“Ya tenemos el cliente en Alemania. Esa empresa está satisfecha con la muestra que le enviamos, es un oro de 21 quilates. En Alemania lo convertirán en 24 quilates. Nos gustaría exportar varios kilos de oro, pero por el momento no tenemos esa capacidad”, explicó Juan Ramos Márquez, presidente y gerente de Minas y Cuevas.

JT-ORO6-170819(800x600)
Imágenes LA PRENSA visita la mina Periodistas de Diario LA PRENSA visitaron la mina, ubicada en Vueltas del Río, que ahora es aprovechada por siete asociaciones conformadas por los habitantes de igual número de aldeas de Macuelizo, Santa Bárbara.

LEA: Finalizan propuesta de reforma a Ley de Minería

El primer envío oscilará entre 200 y 300 gramos y la empresa lo efectuará en el momento en que la onza troy (31.103 gramos) haya alcanzado un precio superior a los $1,523 en el mercado internacional de materias primas.

Social

Esta pequeña empresa, integrada por asociaciones organizadas por los habitantes de Aldea Nueva, La Vegona, San Antonio de Chiquila, Sula, Chiquila, Ojos de Agua y La Playa, espera invertir las ganancias obtenidas por las exportaciones en la construcción de escuelas, centros de salud y en otras obras de infraestructura.

Dentro del sector minero, esta es la primera empresa en Centroamérica que comienza a operar bajo el modelo de economía social, estrictamente administrada por los habitantes de estas aldeas, con el respaldo del Gobierno y apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y entidades internacionales, como Fundación Lundin, Heimerle + Meule y la canadiense Geomaque.

Los campesinos de estas comunidades son asesorados por la Alianza por la Minería Responsable (ARM), una iniciativa mundial que tiene como objetivo transformar la minería artesanal y de pequeña escala en una actividad social y ambientalmente responsable para mejorar las condiciones de vida de los habitantes.

JT-ORO9-170819(800x600)

JT-ORO18-170819(800x600)
Los mineros emplean taladros, piochas y palas para extraer tierra y piedras que posteriormente muelen en una planta gravimétrica. Fotos: Melvin Cubas

“Estamos alegres porque dentro de poco haremos la primera exportación. Con esta empresa queremos que nuestras familias salgan adelante y queremos ser un ejemplo para que otras comunidades de otras partes del país se organicen y aprovechen la minería”, dijo Edelmin Rodríguez Quintero, supervisor de minas de la empresa.

Los integrantes de las asociaciones han dependido durante toda su vida de la agricultura y de la minería clandestina en esa zona que por varias décadas Geomaque explotó a cielo abierto.

Pero hace unos quince años, la transnacional cerró operaciones, renunció a la concesión y decidió concederle el yacimiento a los habitantes para que la exploten para el beneficio comunitario.

Geomaque, además de transferirles la concesión y unas 400 manzanas de tierra, estableció una alianza con Fundación Lundin para que capacitara a los empleados, les donó equipo y algunos vehículos.

“Comenzamos un proceso hace más de dos años, socializamos la organización en siete comunidades, al principio muchos se opusieron, pero ahora Minas y Cuevas es dueña absoluta de estas tierras y genera empleo a las personas que antes nos dedicábamos a sacar oro de manera clandestina”, dijo Ervin Alexander Fuentes, vicepresidente de la empresa.LC oro 190819(800x600)

Extracción.

Armados con suficiente paciencia y perseverancia, los mineros de esta pequeña empresa, con taladros, piochas y palas, perforan túneles en una montaña en Vueltas del Río, a más de 10 kilómetros del centro de Macuelizo, y extraen tierra y piedras que luego examinan en búsqueda del metal.

“Aquí hay oro, pero para encontrarlo hay que tener paciencia”, dijo Fabián Alvarado, un minero 53 años, mientras quebraba una piedra extraída del túnel.

Una vez que detectan el metal, depositan el material en sacos que luego trasladan hasta una planta gravimétrica que separa el oro de la broza.

JT-ORO3-170819(800x600)
Una pieza de oro es pesada en balanza.

Darwin Josué Sevilla, líder de un grupo de cinco mineros que trabajan en un túnel de unos 10 metros de profundidad, cree que “este es un proyecto que da una nueva oportunidad a las comunidades porque podrán aprovechar el oro que les pertenece”.

“La minería es un trabajo que requiere paciencia. Como estamos trabajando sin contaminar el ambiente, solamente sacamos poquitos. Es por eso que debemos tener paciencia”, dijo.

Minas y Cuevas venderá el oro en el mercado europeo bajo el concepto de “oro verde”, dijeron los directivos, porque “el proceso de extracción es hecho sin perjudicar al ambiente y respetando los derechos de los mineros”.