La Mosquitia: el llanto del alcalde que solo puede dar un confite

Clamor José Saicion Romaldo, alcalde de Puerto Lempira, implora ayuda para alrededor de 100 niños que quedaron huérfanos tras el naufragio del barco Capitán Waly.

Una mujer agradece el detalle de que le regalen dulces.
Una mujer agradece el detalle de que le regalen dulces.

PUERTO LEMPIRA.

Con impotencia, José Edgardo Saicion Romaldo, alcalde de Puerto Lempira, implora ayuda para alrededor de 100 niños misquitos que quedaron huérfanos tras la tragedia marina en que murieron 27 personas y seis quedaron desaparecidas.

Por favor, quien pueda que ayude a estos niños, quedaron desamparados”, confesó con voz entrecortada el alcalde, a quien tenía pocas horas de haber conocido por casualidad.

Cuando lo vi por primera vez, el hombre de baja estatura, trigueño y algo robusto caminaba a paso acelerado por la calle de tierra de la pobre comunidad de Yahurabila, Puerto Lempira, regalando un dulce a cada niño o adulto que hallaba.

ALCALDE2.25(800x600)
José Saicion regala dulces a una misquita que amasa harina.

Los habitantes del lugar, que aún lloran el naufragio del barco Capitán Waly del pasado 3 de julio, recibían los dulces con una humilde y sincera sonrisa.

Entonces no sabía quién era aquel personaje que observé de lejos, pero su gesto llamó mi atención, pues más tarde lo volví a ver repartiendo caramelos en otra zona de la aislada comunidad a la que solo se puede llegar por vía marítima.

La Mosquitia: niños con arco y flecha desafían a la desnutrición

Pregunté a un lanchero quién era aquel señor. “Es el alcalde”, me contestó. Tras un rato, descubrí que el alcalde recorría la zona porque iba a las casas de las familias de quienes perdieron la vida en el naufragio para informarles que Banco de Occidente donó L100,000 para repartir entre las 33 familias afectadas, por lo que se dará a cada una un poco más de L3,000.

Al fin me presenté y le consulté sobre su detalle de dar dulces.

Yo sé que no resuelvo nada con un confite, pero es todo lo que puedo dar como alcalde de un municipio sin recursos. Solo es una forma de mostrar que compartimos el dolor.En Puerto Lempira hay demasiada pobreza y hambre”, contó Saicion a Diario LA PRENSA.

Entre lágrimas clamó por apoyo para las familias afectadas.

Pido ayuda, en especial para alrededor de 100 niños que se quedaron huérfanos y viven en pobreza total. Cuando uno mira cómo viven no se puede evitar llorar”, expresó el alcalde, que también es misquito.

ALCALDE3.10(800x600)
El alcalde da caramelos a niños en Yahurabila.
La Prensa