Más noticias

Exigen a protestantes de Unah-vs entregar instalaciones para volver a clases   

Autoridades publicaron un comunicado pidiendo a protestantes entregar las instalaciones.

Las instalaciones llevan más de 20 días cerradas.
Las instalaciones llevan más de 20 días cerradas.

San Pedro Sula, Honduras.

La toma de instalaciones es "una bomba de tiempo" que puede retrasar la graduación de más de 18,000 estudiantes, afirma en un comunicado publicado este domingo, la Dirección de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (Unah-vs).

Por ese medio piden a los protestantes entregar las instalaciones y al resto de la comunidad universitaria preparse para el reinicio de clases.

Luego que la rectoría de la Unah a nivel nacional ordenara el reinicio de clases para este lunes 1 de julio, la incertidumbre incrementa en los centros regionales que han sido tomados por protestantes que se sumaron a la Plataforma de Defensa por la Salud y Educación de Honduras.

En las redes sociales, cientos de estudiantes se han manifestado en contra de la toma por el riesgo de perder el tercer período académico, mientras que otros apoyan el cierre de las instalaciones.

"Buscamos el respeto a los derechos de toda nuestra comunidad que en su gran mayoría exíge su derecho a educación de calidad, y a la vez, evitar la interveción de terceros en situaciones propias de nuestro Centro Regional", cita el comunicado.

Además, hace énfasis a la relación cercana de la directora, máster Isbela Orellana con los estudiantes para resolver el regreso a clases y buscar otras estrategias de protesta.

"La Dirección de UNAH Valle de Sula apela a la apertura de diálogo y defensa de los derechos estudiantiles que siempre ha establecido, con frutos favorables, para solicitar a las carreras que protagonizan la toma a cancelar la misma y buscar mecanismos efectivos para manifestarse en contra de las decisiones que mantienen la crisis de Educación y Salud a la vista de todos", exhorta.

La Unah-vs lleva cerca de 20 días sin clases y de persistir podría obligar a extender las clases del período y eliminar las del tercero. El año anterior este centro regional no perdió clases en todo el año.

En el 2016 y 2017, fuerzas policiales tuvieron que desalojar a los estudiantes con órdenes de la Fiscalía de Honduras, luego de sendas tomas por políticas reglamentarias de la Universidad a las que se oponían.

ComunicadoVolveraCLASES(800x600)
Comunicado publicado este día por la Universidad.