Más noticias

Destruyen en Honduras la 21 pista clandestina del año usada por el narcotráfico

La pista fue hallada en el municipio de Brus Laguna, del departamento de Gracias a Dios, fronterizo con Nicaragua.

En 2018, las autoridades hondureñas destruyeron alrededor de 60 pistas utilizados por los carteles del narcotráfico para transportar drogas, principalmente cocaína.
En 2018, las autoridades hondureñas destruyeron alrededor de 60 pistas utilizados por los carteles del narcotráfico para transportar drogas, principalmente cocaína.

Tegucigalpa, Honduras.

Militares hondureños localizaron y destruyeron este lunes una pista de aterrizaje clandestina, la número 21 en lo que va de año, que se presume era utilizada por narcotraficantes para llevar cocaína y otras drogas a México y EE.UU., informó una fuente oficial.

La pista fue hallada en el municipio de Brus Laguna, del departamento de Gracias a Dios, fronterizo con Nicaragua, al noreste de Tegucigalpa, afirmó las Fuerzas Armadas de Honduras en un comunicado de prensa.

El espacio fue destruido con explosivos detonados por soldados hondureños y quedó inhabilitado con cuatro cráteres de quince metros de ancho por cinco de profundidad, precisó la institución armada.

Lea: Se accidenta helicóptero de la Fuerza Aérea Hondureña en La Mosquitia

Esta es la pista de aterrizaje clandestina número 21 inhabilitada, la mayoría en Gracias a Dios, por las autoridades hondureñas en lo que va de este año.

En 2018, las autoridades hondureñas destruyeron alrededor de 60 pistas utilizados por los carteles del narcotráfico para transportar drogas, principalmente cocaína.

Según cifras oficiales, las fuerzas del orden decomisaron el año pasado más de 8.7 toneladas de drogas, 1.05 menos que en 2017, así como de 112,000 plantas de cocaína y 753,762 de marihuana.

Lea también: Intercambio con Brasil reforzará la flota aérea

El Parlamento hondureño aprobó en 2014 una ley que faculta a las Fuerzas Armadas a derribar avionetas que sean sospechosas de transportar drogas, por lo general procedentes de América del Sur.

Ese mismo año, las autoridades hondureñas pusieron en marcha en el Caribe los escudos aéreo, marítimo y terrestre para reducir el tráfico de drogas procedente de América del Sur.

El escudo aéreo fue impuesto por Honduras de manera unilateral, mientras que en el marítimo cuenta con el apoyo de Estados Unidos a través de un guardacostas en aguas internacionales colindantes con las del país centroamericano en el Caribe.

Agentes de la Policía Nacional, la Policía Militar de Orden Público y otras instituciones desarrollan el escudo terrestre.