Más noticias

Carlos Valladares era el oficial “más peligroso”

Valladares fue tentado y al final sucumbió y se acomodó al cartel, dijo la Fiscalía.

Carlos Alberto Valladares García se entregó a EEUU.
Carlos Alberto Valladares García se entregó a EEUU.

Nueva York.

La transcripción del acta de sentencia que la jueza Lorna Schofield celebró el 22 de octubre en la Corte del Distrito Sur de Nueva York y que se hizo pública este año en contra del exoficial de la Policía, Carlos Alberto Valladares García, deja claro que la Fiscalía catalogó al hondureño como el más peligroso de los uniformados acusados por su participación en actividades de narcotráfico.

El fiscal Matthew J. Laroche, antes que la jueza emitiera la sentencia, le pidió considerar que las evidencias mostraron que Valladares estuvo involucrado en varios asesinatos con Los Cachiros.

“No puede haber una conducta más grave. Es una conducta diferente a la de los otros acusados que solo proporcionaron información de los puntos de control. Llegó incluso a ayudar a Los Cachiros a identificar a dos personas para capturarlas, llevarlos y que luego aparecieran asesinados. Esto fue una conducta atroz, no solo es narcotráfico, ni una conducta inapropiada a la luz de su posición, sino una conducta más severa y grave”, dijo Laroche en la audiencia. Según la Fiscalía de Estados Unidos “el exoficial fue parte de la estructura del narco con Los Cachiros durante 10 años, en los que incluso ayudó a recuperar millones de dólares que la Policía les había incautado y a coordinar vehículos con otros oficiales que tenían cientos de kilos de cocaína para que pasarán sin ser revisados”.

Trayectoria delictiva.

Valladares fue tentado y al final sucumbió y se acomodó al cartel, dijo la Fiscalía. “Comenzó a tomar dinero y no se detuvo. Participó en actos de violencia, y no se detuvo. Esto no fue un delito que nació del miedo, esto fue un delito de alguien que quería ganar algo de dinero, y lo hizo durante 10 años”, refirió el fiscal.

Defensa.

El abogado Neil B. Checkman, defensor del hondureño, aseguró a la jueza que Valladares no era un oficial de alto rango y que sí participó en la actividad criminal, pero cuando los Cachiros lo abordaron, se negó a tomar su dinero.

“Él estaba dispuesto a desempeñar sus funciones en la Policía hondureña, pero llegó un momento que su familia necesitaba dinero y él sucumbió a la criminalidad”.

Cuando la jueza le preguntó al expolicía si quería hablar, dijo que sí y fue cuando pidió clemencia. “Estoy aquí pidiendo indulgencia. Es cierto que cometí múltiples errores, pero estoy completamente arrepentido. Decidí pagar por mis errores. No pretendo abandonar este lugar sin ser castigado, pero pido misericordia”, dijo Valladares. El acusado aseguró que durante el tiempo en prisión se ha dedicado a predicar la Palabra de Dios y a cambiar su vida. “Les aseguro que soy un hombre diferente y pido tengan piedad de mí. Tengo cuatro hijos a los que debo proporcionar comida. Hoy pido perdón a Dios y a ustedes”, expresó antes de ser condenado a 14 años de prisión.