Más noticias

Niños en Arada reciben clases a la intemperie por falta de aula

Los padres de familia han gestionado la construcción de una aula, pero solo han tenido respuesta por parte de la alcaldía Piden apoyo a la Secretaría de Educación

 A Los escolares se les dificulta viajar hasta el centro educativo de la aldea
A Los escolares se les dificulta viajar hasta el centro educativo de la aldea

Santa Bárbara, Honduras.

La falta de un lugar digno para recibir el pan del saber hace que más de 20 niños del caserío de Tierra Colorada, en la aldea Jimilile, del municipio de Arada, Santa Bárbara, estén a punto de perder el año lectivo.

Ante esta situación, los padres de familia y maestros hacen un llamado a las autoridades de la Secretaría de Educación para que les ayude con la construcción de un aula.

Fermín Milla, presidente del patronato de la aldea Tierra Colorada, explicó que actualmente los alumnos aparecen matriculados en la escuela Juan Lindo, que está en la aldea Jimilile, pero a los niños se les hace difícil trasladarse hasta esa escuela a recibir las clases por la distancia y lo peligroso del camino.

“La alcaldía de Arada nos proporcionó una profesora y un padre de familia nos brindó parte de su vivienda para que los primeros meses los niños recibieran las clases, pero el acuerdo está a punto de terminarse, por lo que los alumnos no tendrán más remedio que recibir sus clases a la intemperie”, agregó el directivo.

Milla dijo que, según un estudio realizado por un experto en construcción, se necesitan L159,000 para construir un aula adecuada, pero hasta la fecha lo único que han logrado obtener mediante donaciones son 150 bloques, 8 bolsas de cemento y una volquetada de arena, algo que no representan ni el 5% de lo que se necesita.

Hernán Madrid, director de la escuela Juan Lindo, institución en la que están matriculados los niños del caserío de Tierra Colorada, indicó que comprende la situación que atraviesan los alumnos de la zona; pero que es necesario que el problema se resuelva pronto, puesto que si llega el invierno los menores tendrán que viajar dos kilómetros para poder culminar sus clases o desafortunadamente van a perder el año lectivo, y eso sería un retroceso para ellos.

Sonia Reyes, directora de Educación Municipal, informó que actualmente la alcaldía tiene planificada la construcción del aula, pero se están esperando los fondos necesarios.