Más noticias

Honduras: 35 oficiales investigados por delitos de alto impacto

Unidad de Casos Sensitivos de la Didadpol ha documentado casos de extorsión, narcotráfico, asesinato y crimen organizado Expedientes serán remitidos al MP

La ciudadanía hondureña está perdiendo el miedo a denunciar a través del sistema de emergencia
La ciudadanía hondureña está perdiendo el miedo a denunciar a través del sistema de emergencia

Tegucigalpa, Honduras

Al menos 35 oficiales de alto rango de la Policía Nacional son investigados por la Unidad de Casos Sensitivos de la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol) por su presunta implicación en delitos de alto impacto como extorsión, narcotráfico, asesinato y crimen organizado, confirmaron a LA PRENSA autoridades de esa entidad investigativa.

Otros casos
Se han identificado otros 40 expedientes de investigaciones administrativas que requieren la valoración del MP.

Los nombres de los policías no se proporcionaron por motivos de confidencialidad y para no entorpecer las indagaciones que hacen los agentes de la Didadpol.

Uno de estos casos está relacionado con una red de agentes que se dedicaban a la extorsión de ciudadanos y comerciantes.

La oportuna denuncia de uno de los afectados permitió identificar a uno de los extorsionadores, pero al profundizar en las pesquisas se pudo llegar a otros miembros de la carrera policial que se dedicaban a la misma actividad delictiva.

Uno de los denunciantes confirmó a los investigadores que mensualmente pagaba una renta de cuatro mil lempiras a igual número de miembros de la Policía por recibir “protección”.

Grupo especial

Allan Argeñal, director de la Didadpol, confirmó a LA PRENSA que hay otros expedientes en curso por la comisión de otro tipo de faltas graves constitutivas de delito que de ser confirmadas serán remitidas al Ministerio Público para que emprenda la acción penal.

Argeñal explicó que esta nueva Unidad de Casos Sensitivos se creó recientemente con la finalidad de profundizar en casos muy delicados que impliquen a altos funcionarios del estamento policial involucrados en faltas muy graves que den lugar al despido y afecten la imagen de la Secretaría de Seguridad.

Dos meses
Los expedientes remitidos por el 911 solamente recogen las denuncias de enero y febrero de 2019.

“Esta unidad está manejando todos los casos que el director de la Didadpol considere como hechos de alto impacto o sensitivos. En este momento se investigan más de 35 casos que involucran a altos oficiales”, agregó.

El director de la Didadpol explicó que la unidad está integrada por un grupo muy reducido y selecto de investigadores que manejan información muy sensitiva que solo es compartida al más alto nivel.

“La ley ha sido sabia en crear esta unidad porque no es bueno que todos los agentes de investigación lleven casos de impacto por el tipo de información que se ventila y por el número de personas que participan en la estructura”, expresó.

Agregó que muchos de los casos que están bajo investigación fueron remitidos por la Dirección General de la Policía, por la Comisión Especial de Depuración y Transformación del estamento armado y por personas particulares.

“Se trata de casos que implican a policías de alta jerarquía y que tienen vínculos y complicidad de otros agentes policiales, pero que el cabecilla es alguien de alto perfil”, apuntó.

El funcionario confirmó que los expedientes están relacionados con delitos como extorsión, chantajes, vinculación a maras y pandillas, tráfico de licencias de conducir, asesinatos, narcotráfico y consumo de drogas. “Son personas que siguen en la Policía, pero que se tiene información que están trabajando con el crimen organizado”, apuntó.

Casos concluidos

Por otro lado, Argeñal informó que la Didadpol está por culminar el proceso de audiencias de descargo a varios miembros de la carrera policial denunciados por diferentes delitos relacionados con tráfico de licencias, abuso y acoso sexual a subalternos, extorsión y chantaje, negligencia, abuso de autoridad, conductas de embriaguez habitual en el desempeño de sus funciones, pérdida y daño a indumentaria y equipo policial.

También se investiga a una red de profesionales de la medicina que extendían incapacidades ilegales a miembros de la Policía que estaban bajo medidas disciplinarias.

16,183
elementos tiene en sus filas la Policía Nacional, quienes son investigados por la Didadpol.

El titular de la Didadpol indicó que algunos policías han logrado desvanecer las denuncias en su contra; sin embargo, otros no han podido hacerlo, por ello sus expedientes serán remitidos a la Secretaría de Seguridad y al Ministerio Público para que se deduzcan las responsabilidades.

Alberto Solórzano, miembro de la comisión especial de depuración, afirmó a LA PRENSA que una vez que se concluyan todas las investigaciones, para lo cual la ley fija un plazo de 75 días, los documentos serán entregados al Ministerio Público.

A pesar de su corto tiempo de funcionamiento, Solórzano ponderó el trabajo de la Didadpol y dijo que los hondureños tienen la expectativa de que cumplan con la misión encomendada. “Esto significa darle seguimiento para investigación a casos que involucran a policías activos por supuestos actos ilícitos por faltas mayores y menores. En en sentido, dijo que la Didadpol tiene pendiente la entrega de los expedientes de sus últimas investigaciones a la ciudadanía.

El 911 remite más de 825 denuncias de la población contra miembros de la Policía

Mediante sus operadores, el Sistema Nacional de Emergencia 911 remitió en los últimos días 825 denuncias interpuestas por la ciudadanía hondureña contra funcionarios policiales involucrados en diversos delitos en perjuicio de la sociedad hondureña.

La remisión de estas denuncias son parte de un acuerdo suscrito recientemente entre las autoridades del 911 y la Didadpol.

Los expedientes recogen en detalle la comisión de diversos tipos de delitos; entre ellos, abuso de autoridad, extorsión, cobro de coimas a la ciudadanía, robos y otros hechos irregulares, que ya comenzaron a ser documentados por los equipos de la Didadpol.

El director de la Didadpol destacó que esto demuestra que la ciudadanía está perdiendo el miedo a denunciar a sus funcionarios policiales, puesto que las llamadas hechas al 911 se tramitan en la más estricta confidencialidad para no poner en riesgo la vida y la integridad física de los denunciantes.