Más noticias

Cardenal pide a sacerdotes guardar distancia de los poderes del mundo

En la Basílica de Suyapa, la feligresía aplaudió el ingreso de más de 100 sacerdotes que renovaron sus votos. Monseñor Óscar Andrés Rodríguez resaltó la misión del sacerdocio

El Cardenal Rodríguez pidió a los sacerdotes no poner obstáculo al Espíritu Santo en la misa crismal.
El Cardenal Rodríguez pidió a los sacerdotes no poner obstáculo al Espíritu Santo en la misa crismal.

Tegucigalpa, Honduras

Emotiva y solemne, así fue la misa crismal que se celebró ayer en la Basílica de Suyapa. La iglesia estuvo llena de miles de feligreses que se reunieron para ser parte de la celebración en la que los obispos y sacerdotes renuevan su promesa de fe.

Vestían de blanco y en fila llegaron hasta el altar. Era la fiesta de los sacerdotes, donde renovaron sus votos en la eucaristía de Jueves Santo.

Fue el cardenal Óscar Andrés Rodríguez, quien presidió la celebración eucarística, donde también se bendijeron los óleos que se usan para la unción de los enfermos y para el bautismo, también se realizó la consagración de obispos y sacerdotes.

“La misa crismal es una celebración durante la cual se bendicen los óleos y se consagra el santo crisma, con los cuales se ungen a los bautizados y los sacerdotes. En la tarde del jueves, se da comienzo al triduo pascual con la cena del Señor que simboliza la institución de la eucaristía, el sacerdocio y el mandamiento del amor”, explicó Carlo Magno Núñez, vicario de la Diócesis de Tegucigalpa.

La misa crismal fue un momento de encuentro de fe, entre los católicos capitalinos, que llegaron a escuchar la palabra del Señor y a ser testigos de la renovación de los votos sacerdotales ante el obispo y el pueblo.

xo-misacrismal2-190419(800x600)
Desde las 9:00 am, la feligresía se volcó a la Basílica de Nuestra Señora de Suyapa, donde con toda solemnidad se dio paso a la fiesta sacerdotal.

La eucaristía

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez, en su homilía, habló del significado de la misa, de la misión de los sacerdotes y de cómo el Espíritu Santo está unido a la misión pastoral de cada sacerdote.

“Es un día sacerdotal por excelencia, en el cual se consagran los santos óleos y renovamos nuestras promesas de nuestra ordenación. El Espíritu Santo ha ungido al profeta, ha ungido a Cristo Jesús y a cada uno de nosotros, por eso nuestro sacerdocio está íntimamente unido al Espíritu Santo y a su misión”, dijo el cardenal.

Señaló en su mensaje que hay que distanciarse de los poderes de este mundo y estar con el Espíritu Santo, porque no están ungidos con un espíritu de cobardía y timidez, sino con un espíritu de valentía para llevar adelante la evangelización.

xo-misacrismal3-190419(800x600)
Cada pastor de iglesia renovó sus votos y el cardenal Óscar Andrés Rodríguez bendijo los santos óleos.
xo-misacrismal4-190419(800x600)
La religiosidad, respeto y fe fue evidente en los fieles católicos en el Jueves Santo.