Más noticias

Bajos precios del búnker no ayudaron a reducir pérdidas

En los últimos tres años, la Enee no pudo cumplir con las metas de déficit.

En el período 2015-2018, la energía térmica bajó por la caída del bunker, pero la ENEE no pudo despachar la disponibilidad total.
En el período 2015-2018, la energía térmica bajó por la caída del bunker, pero la ENEE no pudo despachar la disponibilidad total.

Tegucigalpa, Honduras.

Los bajos precios internacionales que el búnker experimentó en el cuatrienio 2015-2018 no se reflejaron en las finanzas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee).

Así lo expusieron un grupo de expertos nacionales en materia energética, quienes abordaron la crisis en el sector eléctrico y, sobre todo, el colapso de las finanzas de la estatal eléctrica.

Agregaron que en ese período el costo del kilovatio hora con búnker osciló entre 9 y 12 centavos de dólar, menor que los 15 centavos que se pagaron a plantas solares y eólicas.

Con un historial de precios, los entrevistados recordaron que en 2014 el precio promedio del búnker fue de 94.43 dólares el barril. En 2015 bajó a 48.47 dólares el barril y en 2016 a 36.32. En 2017 subió a 51.17 dólares el barril y en 2018 aumentó a 66.99.

LEA: San Pedro Sula: nueva caravana de hondureños sale rumbo a Estados Unidos

Pérdidas operativas. Los entrevistados señalaron que esa coyuntura de bajos precios del búnker y, por ende, del kilovatio hora no se reflejaron en la reducción de las pérdidas operativas de la Enee.

Sépalo
El año pasado, según la Enee, las compras de energía renovable sumaron 12,500.4 millones de lempiras y 8,739.4 millones la térmica. Las importaciones del mercado regional fueron de 863.6 millones de lempiras.

“Lo que se vio en ese período fue un acelerado deterioro de las cuentas de la estatal eléctrica al dispararse los gastos por mayores compras de energía limpia en detrimento de energía barata que había en el sistema nacional”, agregaron. En 2014, las pérdidas operativas sumaron 6,473.4 millones de lempiras, en 2015 bajaron a 2,018.6 millones por la caída del búnker. En 2016 aumentaron a 3,872.5 millones de lempiras, en 2017 se incrementaron a 4,548.8 millones y en 2018 se dispararon a 8,106.4 millones ¿Qué explica ese incremento en las pérdidas operativas en el período 2017-2018?, se les consultó a los expertos y la respuesta fue “mayores compras de energía cara”.

En los últimos tres años la Enee no pudo cumplir con las metas de déficit proyectadas en la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF), de acuerdo con un análisis de la Secretaría de Finanzas (Sefin).

En 2018 se proyectó 2,137.5 millones de lempiras y se cerró en 5,504.9 millones.