Más noticias

La Ceiba, sin agua por bajo caudal del río Danto y bombas obsoletas

El equipo de bombeo colapsó ayer y llevará varios días repararlo; la población clama por agua.

Los motores ya no captan agua por el bajo nivel del río Danto.
Los motores ya no captan agua por el bajo nivel del río Danto.

La Ceiba.

Los habitantes del municipio de La Ceiba viven su peor crisis de agua potable de los últimos años, luego que ayer colapsara la única bomba que estaba funcionando, de las dos que están trabajando en la estación elevadora del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa).

El problema se debe a que el caudal del río Danto, principal abastecedor para los motores de captación, es muy bajo y al no poder succionar agua se disparan y se dañan.

“Cuando los caudales bajan tenemos que estar encendiendo y apagando las bombas un promedio de siete veces al día y eso genera que aceleramos el desgaste. Cuando hay agua en el río normal dura más la bomba porque tiene menos golpe, pero al tener esta continuidad de apagados, estos son los efectos que tenemos’’, dijo Allan Espinal, subgerente regional del Sanaa.

CM agua1 9-04-19(1024x768)
Ayer se averió la segunda bomba.

Demanda

Actualmente los 215 litros por segundo que se generan son por gravedad, muy por debajo de lo normal que es de 512 litros por segundo.

También se cuenta con la alternativa de los seis pozos que están diseminados por la ciudad. Esto significa un aproximado de un 20% de captación para cubrir a los 21,000 abonados que tiene el Sanaa.

Ante esta problemática, son centenares de personas que claman por agua, a través de los medios de comunicación y llamadas telefónicas a las oficinas de la estatal. Las bombas que hacen el trabajo de distribuir el agua son equipos obsoletos que datan de más de 50 años y ya no se encuentran fácilmente los repuestos, lo que dificulta la reparación ya que se tiene que enviar al torno y lleva varios días ponerlas de nuevo a funcionar. Dichas bombas tienen unos 25 años de funcionar en los predios del Sanaa.

“Las bombas son viejas y ya no se usan, aunque se coloquen unas modernas siempre vamos a tener el problema ya que igual no captarían agua porque no hay caudal en el río’’, añadió Espinal.

Mientras se reparan los motores, autoridades del Sanaa llevarán agua a la población, mediante cisternas, para eso contarán con el apoyo de Copeco.