Más noticias

Por más de 24 horas ardió el principal pulmón de la capital

Cerca de 170 hectáreas de bosques han sido afectadas por los voraces incendios.

Las áreas que fueron consumidas por el fuego son el cerro Quebrada Honda y Montaña Grande del parque La Tigra, en el municipio de Valle de Ángeles.
Las áreas que fueron consumidas por el fuego son el cerro Quebrada Honda y Montaña Grande del parque La Tigra, en el municipio de Valle de Ángeles.

Tegucigalpa, Honduras.

Un fatal zarpazo recibió el pulmón de la capital, el parque nacional La Tigra, específicamente en su zona de amortiguamiento que colinda con Valle de Ángeles, cuando un incendio destruyó durante 24 horas 65 hectáreas de bosque.

“Es doloroso ver cómo hay personas tan inconscientes, que queman el bosque sabiendo de la importancia para nuestra vida; nos provee agua, un buen clima y aire puro”, resintió Eva Oseguera, vecina de Santa Lucía. El domingo, cerca de las 10:00 am, comenzó el fuego que reunió a más de 80 personas que trabajaron arduamente para contrarrestar el desastre que crecía velozmente ante la mirada fija de la comunidad.

El grupo multidisciplinario fue conformado por el Cuerpo de Bomberos, Instituto Conservación Forestal (ICF), Amigos de la Tigra (Amitigra), Fuerzas Armadas y voluntarios de la comunidad, quienes trabajaron de manera muy organizada con un único objetivo en la mente: darle fin al siniestro.

En esa misma línea, según manifestó el sargento del Cuerpo de Bomberos de Valle de Ángeles, Beysson Bernhard, recibieron el apoyo de un helicóptero de emergencias.

Explicó que “es de gran ayuda porque tiene la capacidad de transportar al menos 1,000 galones de agua para apoyar al equipo que buscaba neutralizar el fuego”.

La zona de amortiguamiento del parque nacional La Tigra es de vital importancia porque produce al menos 30 millones cúbicos de agua anuales. Entre las amenazas que enfrenta están los incendios, que en 2019 aumentaron un 13% en comparación con el año pasado, lo que representa más de 170 hectáreas afectadas, manifestó Óscar Triminio, portavoz del Cuerpo de Bomberos. Esto impacta en la flora y fauna del parque. El fuego destruyó el hábitat de aves y mamíferos, algunos en peligro de extinción.

Ya van 3,600 hectáreas consumidas por incendios este año.