Más noticias

Ola de calor aumentará la tendencia de incendios forestales y zacateras

Cenaos advierte que el mes más crítico de calor en todo el país será abril.

Son cientos de hectáreas las que a diario en varios puntos de Honduras están acabando con los bosques.
Son cientos de hectáreas las que a diario en varios puntos de Honduras están acabando con los bosques.

Tegucigalpa, Honduras.

Los incendios forestales en zacateras, viviendas y vehículos se han incrementado en lo que va del año, en comparación con el mismo período de 2018, según el informe del Cuerpo de Bomberos.

La fuerte ola de calor que se registra causa la incidencia de incendios, y según las proyecciones del Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), esto apenas comienza.

“El fin de la temporada de frentes fríos y las pocas lluvias hacen que las temperaturas se incrementen un grado más. Las condiciones son propicias para que se propaguen los incendios y también enfermedades, como el dengue, por esas condiciones”, explicó Francisco Argeñal, jefe de Meteorología, de Cenaos.

Todo indica que el mes más caliente será abril, cuyas temperaturas serán más altas que el año pasado. “Se producirán chubascos cerca de Semana Santa, pero serán días con pocas lluvias. Se anunció una época seca más severa, las condiciones para el Corredor Seco no serán tan buenas”, dijo Argeñal.

xo-incendios4-090319(1024x768)
La ola de calor está pasando factura y a esto se suma la mano del hombre que sin conciencia está promoviendo la pérdida de bosque.

Mayo no será normal, será un mes irregular sin las cantidades de lluvias que permitan a los agricultores impulsar los cultivos de primera. Se esperan condiciones irregulares que según los pronosticadores afectarán los cultivos.

Los incendios

El Cuerpo de Bomberos detalla que solo en zacateras se registran 877 incendios hasta el 6 de marzo, lo que representa un 22.6% más en comparación a los 715 reportados en el mismo período durante 2018.

Los incendios en vehículos van 105, el incremento es de 59%, o sea, 39 más que en 2018. Incendios estructurales son 192.

“Hay una tendencia al incremento de incendios. Hay varias causas, por ejemplo, en el de estructuras y vehículos influye el uso de la electricidad. Además afecta la sobrecarga y falta de revisión de los sistema eléctricos”, explicó Óscar Triminio, vocero del Cuerpo de Bomberos.

xo-incendios6-090319(1024x768)
La alerta ha sido girada por las autoridades, quienes anuncian que la ola de calor indica que hay una tendencia a la alza de nuevos incendios.

El oficial explicó a LA PRENSA que en los incendios de automotores está afectando la falta de mantenimiento, no se hacen revisiones permanentes o están reparando las unidades en talleres no certificados, usando materiales o cables de manera empírica. “Pero las altas temperaturas son un factor clave para la incidencia de incendios. La exposición directa a los rayos del sol, de latas o vidrios están provocando incendios. Un 99% son por la mano del hombre, no hay una actitud de vivir en armonía con el bosque” expresó Triminio.

La tendencia no es halagadora, y como el anuncio es que las lluvias llegarán en junio, el aumento de incendios es inminente.

“Estamos en alto riesgo y tenemos una tendencia marcada al alza de incendios si no se toman las medidas correspondientes, solo queda prevenir y concienciar”, dijo el oficial de bomberos.

xo-incendios2-090319(1024x768)
61 incendios se reportan en Francisco Morazán. Este es el departamento con más incendios forestales, según informe del ICF.

Esta semana como medida de prevención se lanzó la campaña de concienciación para evitar que nuevos incendios sigan consumiendo los bosques. El Instituto de Conservación Forestal (ICF) establece que en total, producto de los incendios forestales, se han afectado 3,630.57 hectáreas, siendo Gracias a Dios el departamento que pese a que solo reporta ocho incendios tiene la mayor cantidad de bosque quemada con un a cifra de 2,461.97 hectáreas.

Una actitud preventiva a mediano y largo plazo es lo que según los expertos permitirá que los fenómenos climatológicos incidan negativamente en los recursos forestales en el país.