Más noticias

Urgen L230 millones para agua potable en Villanueva

Autoridades de Villanueva buscan apoyo financiero internacional y en la empresa privada para ejecutar proyecto para captar el vital líquido del río Ulúa.

Hay sectores de Villanueva que el agua llega a cuentagotas y en otros no tienen.
Hay sectores de Villanueva que el agua llega a cuentagotas y en otros no tienen.

Villanueva, Honduras.

Miles de personas en este municipio son afectadas por la falta de agua en los barrios y colonias.

En abril de 2018, la alcaldía declaró emergencia por la falta de ese recurso, pese a los esfuerzos de esas autoridades con el cambio de tubería y perforación de pozos, la cantidad de agua es poca y obliga a racionarla por sectores y en otros ya no llega.

El alcalde Walter Perdomo informó que para este año esperan optener un financiamiento de organismos internacionales para iniciar un plan maestro de agua potable.

La otra salida será lograr que el proyecto se ejecute mediante la figura de inversión publico-privada.

“Según estudios preliminares, se necesitan 230 millones de lempiras para instalar el megasistema que nos permitiría captar agua del río Ulúa, se instalará una planta para su tratamiento que ayude a que la misma sea apta para el consumo humano”, manifestó.

Perdomo agregó que las gestiones se encuentran muy avanzadas y confían en que la ayuda pueda llegar en los próximos meses.

em villanueva 050119 1(1024x768)
El Ulúa es una de las opciones para captar sus aguas y luego de un tratamiento enviarla a la población.

Alternativas

Otra de las opciones que tienen es esperar que se inicie el proyecto hidroeléctrico El Tornillito, a siete kilómetros en la parte de arriba del Ulúa.

En ese lugar se colocaría una red de tubería para conducir el líquido a una planta de tratamiento en Villanueva, con ello se beneficiaría parte de Pimienta y San Manuel.

La empresa Aguas del Valle, prestadora del servicio de la Municipalidad, hace uso de 40 estaciones de bombeo para suplir más de tres millones de galones al día al sistema que cubre el casco urbano de este municipio y el sector del Marañon y Dos Caminos.

“La situasión es delicada, tenemos un gasto de energía eléctrica en esos equipos superior a los L2 millones; entretanto, los abonados que superan los 23,000 tienen una mora de más de L100 millones. Si la gente no paga, nos seguiremos hundiendo en lo seco” expresó el alcalde.

Temen que en el verano de este año la situasión sea más aguda que en 2018, por tal razón piden a la ciudadanía hacer un buen uso del servicio.

“Es urgente que se solvente el problema del agua potable en nuestra localidad, la escasez nos obliga a comprar el líquido o a buscarlo en ríos cercanos”, expresó Lucia Castillo, vecina de este municipio.