Más noticias

Caen precios de energía térmica en Honduras

Desde 2014, los precios de los combustibles han mostrado niveles estables.

A pesar de que la energía térmica es la más barata del mercado, la Enee no trasladó ese beneficio a los usuarios.
A pesar de que la energía térmica es la más barata del mercado, la Enee no trasladó ese beneficio a los usuarios.

Tegucigalpa, Honduras.

A raíz de la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional, las empresas generadoras de energía térmica reportaron en 2018 los precios más bajos en la producción de electricidad en el país. De acuerdo con datos del sector, actualmente los valores son de entre 9 y 10 centavos de dólar el kilovatio hora, lo que convierte a la energía térmica en la generación más barata del mercado nacional, y a ese precio se produce alrededor del 25% de los requerimientos de electricidad del país.

Con el nuevo proceso de licitación pública internacional que se realizó el año anterior, bajo la Ley General de la Industria Eléctrica, se obtuvieron precios muy competitivos, no solo a nivel nacional, sino además a nivel centroamericano, según la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (Cree).

Hasta diciembre, el precio variable del 75% de la generación de energía térmica privada se posicionó en 10 centavos de dólar el kilovatio hora, que es el valor más bajo a nivel de Centroamérica para producción de similar tecnología; el 25 por ciento restante de la generación térmica producida con búnker tiene un precio de entre 12 y 14 centavos de dólar por kilovatio hora.

De los 894 megavatios de capacidad instalada por generadores privados que operan con derivados del petróleo, que suministran electricidad a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee), en la actualidad la producción con 467 megavatios tiene un valor variable de 10 centavos de dólar, y en esas plantas se produce el 85% de esa energía.

Los combustibles desde finales del año 2014 han mostrado niveles relativamente estables, excepto en algunos meses que ha subido el precio, pero ha vuelto a bajar. Lo anterior ha repercutido favorablemente en las finanzas de la Enee, en vista de que se redujo el cobro que hacen las empresas generadoras; sin embargo, el Gobierno no trasladó este beneficio a los usuarios.