Más noticias

Hondureña que renegó de los frijoles está detenida por intentar cruzar la frontera

Según afirmó, ella salió de Honduras porque busca que en Estados Unidos operen a una de sus hijas de once años de edad que es sordomuda.

La centroamericana y sus hijas se encuentran en la garita migratoria de Otay, en San Diego, California.

Ciudad de México.

La hondureña que reprochó la comida (frijoles) que les daban a los migrantes en México, Miriam Celaya, fue detenida, aseguran algunos medios de comunicación mexicanos.

De acuerdo al diario digital el Excelsior, a la centroamericana la detuvieron el domingo cuando junto a sus hijas intentó cruzar ilegalmente la frontera hacia los Estados Unidos. Ahora se encuentra en la garita migratoria de Otay, en San Diego, California.

LEA: El testimonio de la madre migrante hondureña cuya foto se volvió viral

Se desconoce hasta este instante si la hondureña y su familia serán repatriadas o si les darán asilo.

La difusión de la situación de Celaya tiene su origen en la publicación que realizó una periodista mexicana en su cuenta de Instagram.

Por su parte el embajador de Honduras en México, Alden Rivera, dijo que de momento se realizan las investigaciones sobre el caso para confirmar esta versión con las autoridades hondureñas en Washington, Estados Unidos.

- Polémica -

Cuando Celaya se hallaba junto a sus hijas en un albergue de Tijuana renegó de los frijoles que les estaban dando a los integrantes de la primera caravana.

"Mira lo que están dando: puros frijoles molidos, como si le estuvieran dando de comer a los chanchos. Y ni modo, hay que comernos esa comida porque si no nos morimos de hambre", le relató al canal Deutsche Welle.

Tras su reproche, la hondureña recibió varias amenazas a muerte de algunos mexicanos y el cuestionamiento de la comunidad hondureña de la caravana.

VEA: Mexicano compone canción a hondureña que no quiso comer frijoles

Después pidió disculpas: "Yo pido perdón a los mexicanos. Mil disculpas. Hemos caminado por todo México y hemos recibido mucha ayuda. Tengo todo que agradecerles. Yo he criado a mis hijos con muchos esfuerzos y dándoles frijoles y tortillas".

Según expresó, cuando ella habló mal de la comida estaba incómoda porque una de las personas que repartía los alimentos intentó forzar a su hija para que comiese los frijoles, cuando la pequeña se encontraba mal del estómago, entonces el mexicano le dijo:" Estos p.... hondureños no quieren comer frijoles".

También manifestó que salió de Honduras porque busca que en Estados Unidos operen a una de sus hijas de once años de edad que es sordomuda.