Más noticias

“No he recibido el sobre blanco”: Directora de Medicina Forense

La funcionaria desmintió este miércoles rumores sobre su presunto despido

Villanueva considera que su labor cumple con todos los requisitos que cabría esperar en su desempeño.
Villanueva considera que su labor cumple con todos los requisitos que cabría esperar en su desempeño.

Tegucigalpa, Honduras

Julissa Villanueva, directora de Medicina Forense, desmintió este miércoles rumores en torno a su presunto despido de la institución, explicando que “no he recibido el sobre blanco”.

“No considero que me deban despedir, no soy tampoco ineficiente, ineficaz ni tampoco malcriada (…) he trabajado en base a un compromiso con la ciencia y tampoco creo que sea justa esa situación”, dijo Villanueva en una entrevista con los medios.

La funcionaria considera que durante su gestión se ha venido a “elevar” el perfil de Medicina Forense, no solo en términos de imagen, sino también por los resultados que han entregado.

Villanueva reconoció que la institución necesita más recursos de los que actualmente tiene, con un presupuesto de 10 millones de lempiras, algo que la funcionaria consideró “raquítico”, por lo que se ve obligada a hacer “maromas” para hacer rendir los recursos que se le asignan.

Amenazas a muerte

Villanueva pidió a las autoridades del Ministerio Público resolver el caso de las amenazas a muerte que ha recibido, se presume, por los trabajos de investigación que se han estado efectuando, a lo que hay que sumar algunas intimidaciones.

Segura de su capacidad profesional, la funcionaria dijo que si los rumores se vuelven realidad y termina despedida, otras puertas se le pueden abrir en otras instituciones.

Villanueva expresó su intención de reunirse con el Fiscal General del Ministerio Público, Óscar Chinchilla, a fin de abordar cuestiones como la asignación de recursos suficientes para efectuar su labor y el respeto que merece el trabajo que realizan como profesionales forenses.

En resumen, la funcionaria considera que no hay nada reprochable en su función que le merezca el despido, pero deja la decisión sobre su futuro laboral en manos de las autoridades del MP.