Exreos aprenden oficios y buscan ser microempresarios

El Centro de Reinserción se encuentra en el barrio Las Acacias y está abierto de lunes a viernes

Gina Turcios es una mujer muy simpática. En la foto está costurando, oficio que aprendió en la Pastoral.
Gina Turcios es una mujer muy simpática. En la foto está costurando, oficio que aprendió en la Pastoral.

San Pedro Sula, Honduras

Con una sonrisa y una mirada esperanzadora, Gina Turcios cuenta cómo desea salir adelante vendiendo las cameras y cortinas que aprendió a hacer gracias a la Pastoral Penitenciaria.

Además
El Centro de Reinserción de la Pastoral puede capacitar a 20 exreclusos.

Turcios fue condenada a seis años de prisión por operaciones financieras ilícitas, un delito que asegura no cometió. Estuvo tres años en el penal sampedrano hasta que le concedieron libertad condicional.

La mujer de 41 años y madre de tres hijos está haciendo su trabajo comunitario en la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de San Pedro Sula.

“Toda mi vida trabajé en el área financiera y hasta ahora que he venido a reinserción he aprendido a costurar, hacer piñatas, velas y varias cosas que no sabía”, compartió Turcios.

Planea comenzar su propia microempresa que le ayude a conseguir ingresos para mantener a sus hijos, ya que piensa que ser contratada en una empresa le será difícil por ser una expresidiaria.

“Trabajo no voy a encontrar, porque no me van a contratar. Hay una estigmatización; y la verdad, no es fácil estar privado de libertad, y uno no quiere volver”, expresó.

Al igual que Turcios, muchos exreclusos sienten temor al rechazo de la sociedad, es por eso que la Pastoral Penitenciaria les enseña oficios para que puedan ganar sus propios ingresos.

kb-pastoral2-290918(800x600)
Edin Figueroa es uno de los jóvenes que está aprendiendo la carpintería en el Centro de Reinserción.

Zobeida Mendoza, coordinadora de la Pastoral, manifestó que es necesario que la población apoye a los exprivados de libertad comprando sus productos, que con mucho esfuerzo elaboran. Esto para evitar que vuelvan a delinquir al no encontrar otra forma de subsistencia.

“Yo ya sabía soldadura, pero estoy aprendiendo carpintería en mi trabajo comunitario.

Mi plan es poner mi propio taller”, contó el exreo Edin Figueroa.

El Centro de Reinserción de la Pastoral se encuentra entre 11 y 12 calles, 2 avenida del barrio Las Acacias, está abierto de

lunes a viernes. Los visitantes pueden encontrar acabados de madera, como muebles y adornos para el hogar, velas, cameras, cortinas y zapatos, entre otros.

La Prensa