Más noticias

Niños de escuela sin aulas todavía esperan les ayuden

Personas e instituciones llegaron a conocer el centro, pero hasta la fecha no les han ayudado

Los niños de primer grado siguen cursando sus clases debajo de un árbol. Foto: J. Gonzales
Los niños de primer grado siguen cursando sus clases debajo de un árbol. Foto: J. Gonzales

San Pedro Sula, Honduras

Por no tener un espacio físico adecuado para impartir clases, la matrícula en la escuela Grace Honduras, ubicada en El Ocotillo, bajará en 2019. Los niños de cuarto grado no podrán seguir al quinto por falta de aulas.

Muchos padres no quieren que sus hijos reciban clases a la intemperie. Luego de las primeras publicaciones de LA PRENSA, muchas personas se interesaron, pero el apoyo no llega, lo que desesperanzó a muchos padres.

Katherine Mejía, presidenta de la fundación Grace Honduras, que abrió la escuela para los niños que viven a inmediaciones del basurero municipal, dijo que para el próximo año ellos estiman que unos 120 estarían recibiendo clases; sin embargo, sin un aula es difícil que la matrícula aumente, al contrario, podría bajar.

Sépalo
A pesar de que los alumnos de prebásica y segundo grado tienen un aula, el espacio es reducido, por lo cual los menores reciben sus clases en hacinamiento.

“Los padres no ven con seriedad la escuela porque ven que sus hijos reciben clases debajo de un árbol, además, porque no vienen con uniforme”, manifestó Mejía.

Agregó que ya una madre les dijo que si no resolvían el tema del aula dejaría de mandar a su hijo.

Los directivos temen que los niños tengan que irse a trabajar al basurero de nuevo, por lo que pidieron a las empresas que los apoyen.

Muchas personas se han acercado a conocer el centro, prometen ayudas, pero no las dan, aseguraron padres de familia.

Las autoridades de la Dirección Departamental de Educación en declaraciones anteriores expresaron que ayudarían a los niños con zapatos, uniformes y cuadernos, pero desde entonces la ayuda no ha llegado y los niños siguen recibiendo sus clases en condiciones que no son pedagógicas.

Tres niños que reciben clases en la escuela perdieron todas sus pertenencias luego de que un incendio destruyera tres casas vecinas.