Más noticias

"La campaña genera cambios positivos en los niños"

Con un desfile por la tercera avenida, la diócesis clausurará la Campaña Infantil 2018.

Rosa Maradiaga
Rosa Maradiaga

San Pedro Sula, Honduras

La Campaña Infantil 2018, que promueve la Iglesia Católica, se clausura mañana. Este año, 37,890 niños de diez parroquias de la diócesis de San Pedro Sula y 1,838 maestros de 127 escuelas participaron en la actividad. Rosa María Maradiaga ha coordinado la campaña por 30 años y comparte sus experiencias en esa labor silenciosa que cada año desarrolla con mucho esmero.

¿Cuántas campañas infantiles ha coordinado?

Unas 30 de las 40 que se han hecho. Al inicio solo formaba parte del equipo de trabajo y compartía con los compañeros y maestros los contenidos. Acudíamos a las capacitaciones que se hacían en la cripta de la catedral todos los domingos para compartir los temas.

¿Cuál ha sido el aporte de estas campañas en la formación de los escolares?

Cada año es diferente. Todas las experiencias han sido positivas porque ha habido frutos; hay jóvenes que vivieron las primeras campañas y todavía las recuerdan. Hay cambios positivos en los niños porque ayudan a la formación.

¿A cuántos niños llegó esta campaña infantil número 40?

En la diócesis llegamos a 37,890 niños y hay más en otros municipios. Mañana se clausura y se hará con un desfile por la tercera avenida, desde la 10 calle hasta la catedral, a partir de las 7:30 am, por lo que pedimos comprensión a los conductores que pasan por esta zona. Se harán actos en el atrio de la catedral, donde Cash, que es el símbolo, recordará que debemos cuidar el tesoro de la creación y que tenemos que amar y cuidar el planeta.

¿Cuáles son los valores que más han tenido receptividad?

La familia, la convivencia y la amistad fueron temas y símbolos que emocionaron a los niños, pero todas han tenido una receptividad impresionante.

¿Considera que se están fomentando valores en casa?

Es fundamental que los padres se involucren en la transmisión de valores a los hijos y no dejen toda la labor al maestro porque ambos se complementan. Si el maestro hace un poco en el aula, los padres deben hacer su papel porque recordemos que el hogar es la primera escuela de los niños. En la actualidad estamos pasando por el problema de hogares desintegrados. Hay cambios positivos en los niños porque ayuda a la formación.