Exconsejeros sabrán mañana si irán a prisión

Una resolución de la Corte de Apelaciones en Materia de Corrupción.

Los exconsejeros de la Judicatura están acusados de más de 600 delitos.
Los exconsejeros de la Judicatura están acusados de más de 600 delitos.

Tegucigalpa, Honduras.

Este miércoles los seis exmiembros del Consejo de la Judicatura conocerán su futuro. Los apoderados legales debían presentarse a la audiencia de notificación de cambios de medidas de prisión preventiva a las 9:00 de la mañana.

El expresidente de la Corte Suprema de Justicia Jorge Rivera Avilés, y los exconsejeros Teodoro Bonilla, Liliam Maldonado, José Francisco Quiroz, Celino Aguilera y Julio Barahona son acusados de más de 600 delitos.

Una resolución de la Corte de Apelaciones en Materia de Corrupción ratificó que los togados deben ir a prisión porque se les revocaron las medidas sustitutivas, sin embargo, falta conocer la resolución final.

El Ministerio Público acusa a los exmiembros del extinto órgano por más de 600 delitos de corrupción al desviar 13.5 millones de lempiras del presupuesto del Poder Judicial en su gestión. Desde el 14 de abril se defendían en libertad, cuando en la audiencia inicial la jueza les dictó medidas sustitutivas contrarias a la prisión.

Los defensores del exconsejero Teodoro Bonilla interpusieron un amparo a favor del imputado, mismo que fue interpuesto por la abogada Delmy Márquez.

LEA: En audiencia exconsejeros acusados de más de 600 delitos

El Ministerio Público buscó probar que los exconsejeros desviaron alrededor de 13.5 millones de lempiras por concepto de giras nacionales y al extranjero.

La Fiscalía supone responsable a Jorge Rivera Avilés, expresidente de la Corte Suprema de Justicia, de 131 delitos de abuso de autoridad y 60 de malversación de caudales públicos.

Mientras que a Teodoro Bonilla, exvicepresidente del Consejo, se le acusa de 88 delitos de malversación de caudales públicos y 14 de abuso de autoridad.

Actualmente, Bonilla se encuentra en prisión cumpliendo una condena de seis años por el delito de tráfico de influencias, en el denominado caso Shalom.

En el caso del exconsejero Julio César Barahona, se le supone responsable de 67 delitos de malversación de caudales públicos y a José Francisco Quiroz Mejía se le imputan 93 delitos de malversación de caudales públicos.

Igualmente, a Liliam Emelina Maldonado se le considera responsable de 67 delitos de malversación de caudales públicos y a Celino Aguilera se le señala por 78 delitos de malversación de caudales públicos y tres delitos de uso de documentos privados falsos.

Los demás exconsejeros pagaron una fianza hipotecaria por un monto de un millón de lempiras cada uno para poder defenderse en libertad.

La Prensa