Implementan nuevas medidas para entrar al muelle de cabotaje

Por años, el ingreso de particulares y vehículos a la zona operacional estuvo sin control, ahora deben usar chalecos

El chaleco reflectivo lo usa todo el personal que labora en el área de operaciones del muelle.
El chaleco reflectivo lo usa todo el personal que labora en el área de operaciones del muelle.

La Ceiba, Honduras

Toda persona que ingrese al área operacional del muelle de cabotaje de La Ceiba ahora debe usar chaleco reflectivo y explicar el propósito de su entrada.

Estas medidas son parte del ordenamiento de la terminal marítima, que en los últimos años estuvo operando de manera desordenada.

Profundidad
El muelle de cabotaje necesita una profundidad de 15 pies para garantizar la navegación de barcos de gran calado.

“El propósito es encaminarnos al proceso de certificación, estamos implementando una serie de medidas que van relacionadas con el orden del puerto. Quién entra y quién sale, quién debe estar adentro y quién no”, explicó Héctor Caballero, gerente de este puerto municipal.

En el área operacional de los muelles solo es permitida la presencia del personal de carga y descarga, “y los que son tripulantes de los botes, en el área operacional tienen que andar con chalecos reflectivos y próximamente vamos a implementar el casco”, anunció.

Durante mucho tiempo, en la zona operacional transitaban particulares y vehículos sin ningún control.
“Estamos tratando de socializar con todos esta medida, puesto que sabemos que hay gente nueva que no sabe, y en esta semana estamos en una concientización para que puedan acatar las medidas, que al final trae beneficios para todos”, expresó.

El funcionario anunció que para el próximo miércoles está programado iniciar el dragado del muelle a un costo de ocho millones de lempiras.

“A la empresa que realizará estos trabajos se le entregó la nota de inicio, caso contrario viene una demanda por no cumplir con los establecido. Esperamos que el miércoles se inicien estos trabajos”, recalcó.

También dijo que gestionan para 2019 unos 45 millones de lempiras con el fin de ejecutar un dragado completo dentro y fuera del puerto.

La Prensa