Grupos campesinos de Salado y Lis Lis reclaman derecho a tierras

Las 350 hectáreas de tierra que exigen al Gobierno están entre los municipios de Balfate, Colón, y Jutiapa, Atlántida.

En los terrenos que piden les sean legalizados, los campesinos han sembrado palma y cocos y han construido sus humildes viviendas.
En los terrenos que piden les sean legalizados, los campesinos han sembrado palma y cocos y han construido sus humildes viviendas.

La Ceiba, Honduras

Unos 150 socios de empresas dedicadas al cultivo y comercialización de palma africana y coco reclaman al Gobierno que les legalice unas 350 hectáreas de tierra en las comunidades de Lis Lis y Salado, ambas aldeas ubicadas en la frontera costeña entre los departamentos de Atlántida y Colón. En la actualidad hay una disputa de dichas tierras con el Estado y la empresa Standard Fruit de Honduras, que se acredita ser dueña de las mismas.

“Nos han llevado a tantos engaños en donde el Instituto Nacional Agrario (INA) mandó el expediente de estos terrenos a la Corte Suprema de Justicia y esta falló a nuestro favor. Lo que pedimos es que se nos aclare si hay posibilidades concretas porque el INA nos dijo que lo que procede es una reubicación. Lo que planteamos ante el Gobierno es que si eso fuera cierto no podemos decir que no, siempre y cuando las tierras sean libres y saneadas”, expresó el dirigente campesino Isidro Villalobos.

Los campesinos
denunciaron que le pagaron a un abogado 350,000 lempiras para legalizarles las tierras y no hizo nada.

“Lo que pedimos es que el Gobierno nos explique cómo es que la Standard se hizo dueña de estas tierras. Se conoce que fue por una concesión de cien años, pero ese tiempo ya pasó y ahora aparecen como comerciantes de tierras, por eso hay que investigar quiénes vendieron estos terrenos”, añadió Villalobos.

Al sitio se presentaron representantes de derechos humanos del departamento de Colón, quienes constataron la denuncia de los campesinos. “Vemos las dificultades que tienen, cómo sobreviven, es una violación a los derechos del campesino. Queremos que no se les niegue la tierra a la gente que quiere trabajar, pues nuestro país está lleno de terratenientes que solo quieren acaparar tierras para su beneficio. Estamos acompañándolos en esta lucha para que no se les sigan violentando sus derechos”, apuntó Elvin Ochoa, de derechos humanos.

Los campesinos leyeron en la zona en litigio un pronunciamiento dirigido al Gobierno con el fin de que les solucionen el problema.

“Nosotros como empresa Primero de Octubre y otras empresas nos pronunciamos ante el Gobierno y los señores de la Standard Fruit de Honduras (...) fuimos víctimas de engaños y traiciones, nos hicieron muchas propuestas de tierra y todo era un negocio para ellos”, reza parte del comunicado leído por el señor Mario García.
LA PRENSA buscó las reacciones de los ejecutivos de la Standard Fruit Company, pero no obtuvo respuesta.

La Prensa