Porfirio Lobo: “Esos famosos 12 -millones- no son 12, son siete; cinco se devolvieron”

Por pedido de la Maccih, la Fiscalía y el CNA, la jueza no le permitió al exmandatario estar en la audiencia y por ello lo sacaron

En opinión del expresidente, a su esposa, con base en ley, antes se le debió llevar un proceso administrativo por el manejo de fondos públicos
En opinión del expresidente, a su esposa, con base en ley, antes se le debió llevar un proceso administrativo por el manejo de fondos públicos

Tegucigalpa, Honduras

Porfirio Lobo, expresidente de Honduras (2010-2014), llegó a un juzgado de Tegucigalpa en el que compareció ayer su esposa Rosa Elena Bonilla, pero a petición de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), Ministerio Público y el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), la jueza no le permitió estar en la audiencia.

Con su ya característica sonrisa, el expresidente afirmó que llegó para dar “respaldo como esposo y padre de sus hijos”.

Bonilla de Lobo llegó a los tribunales esposada de pies y manos y bajo un riguroso dispositivo de seguridad.

“Esperamos que se haga justicia y esperaremos qué pasa hoy -ayer-”, enfatizó el expresidente.

Por la importancia de sus respuestas reproducimos íntegra su comparecencia ante la prensa a la salida del tribunal contra la corrupción.

_¿Cómo notó el semblante de la ex primera dama?

Triste, lógicamente, recuerden que es una madre, y una madre se preocupa por sus hijos.

_¿Se ha comunicado con el presidente Juan Orlando?

No, señor.

_¿Se habla de que la Ufecic lo tiene en la agenda?

No importa, yo estoy listo para enfrentar cualquier investigación que se haga. Lo que uno espera es que se sigan los procedimientos legales, correctos y que no se atropelle nada.

_¿Qué opina del supuesto llamado de los Estados Unidos en su contra?

Si de algo en la vida nadie puede señalarme a mí es que tenga que ver nada con delincuentes, en lo que es hacer amistad con ellos. Recuerden toda mi vida de funcionario público cuál fue, que es luchar contra la delincuencia, y vean ustedes todas las leyes tanto como presidente del Congreso, las decisiones y acciones como presidente de la república, todas fueron en contra de la delincuencia, el crimen organizado y el narcotráfico. Pueden decir lo que quieran, cualquiera, pero yo le digo una cosa, mi vida ha sido luchar contra la delincuencia. Jamás seré colaborador, amigo o socio de delincuentes.

_¿De qué se arrepiente?

Solo de que me arrepintiera de lo que Dios decide, y eso jamás.

_¿Tenía conocimiento de este dinero?

Es que es una cuenta de ella, no es cuenta de Gobierno, recuerde que el Despacho de la Primera Dama no es una oficina de Gobierno. Es dinero de ella, dinero que vino y quedó pendiente de liquidar proyectos, lo cambia de una cuenta porque ya no era primera dama y lógicamente lo va a pasar a una cuenta en que pueda seguir hasta que ejecute el dinero, y lo que sobró de ese dinero, de los famosos 12, que fueron 5 millones, fueron devueltos a la actual Casa Presidencial.

_¿La Maccih dice que el dinero se gastó en cirugías y pago de colegiaturas?

No, no, no, Rosa Elena no ocupa eso, ellos están equivocados. Recuerden que es una cuenta personal de ella, no es ninguna cuenta del Gobierno.

Fue personal siempre, la abrió doña Rosa Elena Bonilla como primera dama, ella era la única que tenía firma en la cuenta. De manera que la cuenta era de ella.

_¿De la cuenta del Desapacho de la Primera Dama pasó a la cuenta personal?

Sí, pero era cuenta del Despacho de la Primera Dama Rosa Elena Bonilla de Lobo. El Gobierno no le autorizó al banco abrir la cuenta. Lo hizo ella personalmente. Lo que ella tiene que rendir cuentas es de los dineros del Gobierno que recibió, ya que recuerden que en esa cuenta se manejaban donaciones de Gobiernos amigos, se manejaban donaciones particulares, se realizaban productos de actividades que se desarrollaban. Ella pidió al Tribunal de Cuentas que le revise sus 4 años de gestión como primera dama en los fondos que ella manejó.

_¿Hubo una transferencia de 150 millones?

No, hombre, eso no puede recibirlo la primera dama, es imposible, es mentira, porque el Despacho no es parte de la estructura del Estado, es una oficina de hecho. Lo recibió la Secretaría de Finanzas, eso no lo recibió el Despacho. No hay cómo Finanzas le pueda transferir al Despacho, eso no existe.

_¿Su administrador también fue procesado?

No me doy cuenta.

_¿No sabía del dinero que salía del Despacho de la Primera Dama?

Que yo le diga que yo tengo el control de todo lo que llegue imposible. Lo que sí sé yo es que cualquier dinero que ha llegado al Despacho doña Rosa tiene que liquidarlo como ex primera dama; el despacho no existe con una oficina de Gobierno. El Despacho de la Primera Dama es una oficina que pertenece a la primera dama de turno. No está en la estructura del Estado. (...) Esos dineros, si alguien los recibió fue la Casa de Gobierno, no el Despacho.

_¿Sobre la seguridad de doña Rosa en Támara qué le ha informado?

Todos los días estamos pendientes de ella y estamos visitándola, incluso ayer mi hijo estuvo. Yo no pude ir porque estaba recibiendo a los amigos de la Atic, de la Ufecic, que quiero insistir, no he sido objeto de ningún vejamen.

_¿Fue incautada la casa en donde vivían ambos?

Es que la vivienda mía, como es natural en los hombres olanchanos y en todos los hondureños, uno trata de proteger a su esposa y sus hijos. Entonces, en el caso mío que tengo hijos también que no son hijos de doña Rosa, lo más lógico es decir: mire, señora, esta casa es suya.

Lo que no leyeron es que hay un aseguramiento que es natural en este proceso.

_¿Va a seguir viviendo allí en la casa que fue incautada?

Es que no fue incautada, es un proceso que sigue. Aseguran un bien, toman fotos. Si incautan la casa de doña Rosa, lógicamente hay un proceso legal que se sigue, y si eso sucede, pues hay que irse a otra casa, y qué va a hacer usted. No hay problema. Yo quiero reiterar, yo creo en la inocencia de Rosa. Sé que ella debió enfrentar primero un proceso administrativo, como es natural. Todo el que administra recursos tiene que rendir cuenta de su administración. Quiero reiterarles, esos famosos 12 no son 12, son siete, por qué esos siete, porque cinco se devolvieron a Casa Presidencial una vez que se ejecutaron los proyectos que tenía ella en proceso. (...)

_¿Cuánto dinero manejó en los 4 años?

Yo no sé, le mentiría si le digo lo que llegaba al Despacho de la Primera Dama.

La Prensa