Más noticias

Iglesia Católica rechaza acusaciones contra cardenal Óscar Andrés Rodríguez

Universidad Católica da aportes a todos los obispos para sus diócesis, y no para uso personal

Óscar Andrés Rodríguez, cardenal de Honduras y el párroco Carlos Rubio.
Óscar Andrés Rodríguez, cardenal de Honduras y el párroco Carlos Rubio.

Tegucigalpa, Honduras.

El padre Carlos Rubio, de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, rechazó las acusaciones hechas por la revista italiana L’Espresso contra el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de la capital hondureña.

La entrevista del representante de la Iglesia aparece hoy en el sitio digital aciprensa.com. Reproducimos la nota textual:

Este jueves 21 de diciembre la revista publicó un artículo en el que se afirma que el Cardenal recibiría mensualmente de la Universidad Católica de Honduras unos 35 mil euros, y un monto adicional en diciembre que ascendería a 54 mil euros.

La publicación también señala que el Purpurado hondureño habría enviado "ingentes sumas” de dinero a instituciones financieras londinenses como la firma Leman Wealth Management".

En declaraciones a ACI Prensa, el párroco Rubio explicó que la Universidad Católica apoya económicamente “a todos los obispos, no solo al Cardenal, para ayudar a las diócesis. Recuerde que la universidad es católica y depende de la Iglesia”.

“Esta realidad, explicó el párroco de la Parroquia San Martín de Porres en Tegucigalpa, “la explicó Mons. Rómulo (Emiliani) hace un tiempo” cuando surgieron acusaciones similares. Mons. Rómulo Emiliani es el prestigioso Obispo dimisionario de San Pedro Sula”.

“Todos los obispos reciben un apoyo para las diócesis, no para uso personal”, reiteró el sacerdote quien dijo desconocer los montos que recibe el Cardenal Rodríguez Maradiaga y los demás obispos hondureños.

Recibir estos aportes, aclaró el párroco Rubio, “no es un acto de corrupción porque no es dinero del estado, sino que es dinero de la institución que depende de la Iglesia”.

El dinero que reciben los obispos, precisó el presbítero, “es un apoyo de la universidad católica para la misión de las diócesis. No hay duda que el primer administrador es el obispo, pero eso no quiere decir que sea corrupción”.

Lo denunciado por L’Espresso, continuó, “es puro amarillismo, es darle otra connotación” a la información que ya es conocida.

El apoyo financiero de la universidad a las diócesis del país, concluyó el sacerdote, “es una contribución de la Iglesia ante la realidad de Honduras que es de pobreza y donde hay muchas necesidades”.

ACI Prensa también conversó con una fuente que prefiere no ser identificada, que explicó que el dinero que recibe el Cardenal no es visto como un problema en Honduras.

Reacción del cardenal

El cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, uno de los más cercanos consejeros del papa Francisco, desmintió ayer viernes las alegaciones del semanario italiano.

El cardenal Maradiaga está al frente del grupo creado por Francisco para que lo asesore en la reforma de la Curia Romana.

En una reacción consignada el viernes por la agencia Catholic news agency (CNA), el cardenal explicó que el mismo tipo de "calumnias" fue publicada de manera anónima hace más de un año.

Maradiaga indica que la universidad católica es propiedad de la arquidiócesis de Tegucigalpa y tiene once sedes en el país.

El arzobispo cardenal de Tegucigalpa precisa que los montos evocados por el semanario italiano son girados a la arquidiócesis y no a él. Asimismo refuta las alegaciones de las inversiones en el extranjero que detalló L'Espresso.

El dinero es utilizado para "pagar los gastos de escolaridad de los seminaristas, financiar la construcción y renovación de iglesias y proveer asistencia a los sacerdotes en las zonas rurales o a los que no tienen medios de subsistencia", explicó agregando que el dinero también es utilizado para ayudar a los pobres.

En una corta reacción el viernes, el portavoz de la oficina de prensa del Vaticano, Greg Burke, confirmó que "hubo una investigación ordenada por el mismo Santo Padre".

Según L'Espresso, Francisco envió a Honduras al obispo argentino Jorge Casaretto a investigar sobre "los agujeros" económicos dejados por Rodríguez Maradiaga, así como sobre sus inversiones "catastróficas".

Casaretto -añade la revista- entrevistó a más de cincuenta personas entre personal administrativo de la diócesis, de la universidad, sacerdotes, seminaristas y sus asistentes, entre ellos el obispo auxiliar de Tegucigalpa, Juan José Pineda, una persona muy cercana a Maradiaga.

Sobre este punto el cardenal Rodríguez Maradiaga señaló a CNA que la investigación papal era sobre su brazo derecho y obispo auxiliar, Juan José Pineda, y que la había solicitado él mismo "para lavar su nombre" salpicado por los rumores.

En el artículo, firmado por Emiliano Fittipaldi, especializado en este tipo de investigaciones, se sostiene que "el papa está entristecido, pero también decidido a descubrir la verdad".

Rodríguez Maradiaga, una las personalidades más destacadas de la Iglesia latinoamericana designado cardenal en 2001 por Juan Pablo II, figuró en el 2005 entre los papables y en diciembre cumplirá 75 años, por lo que tendrá que presentar su renuncia al arzobispado como estipulan las normas.

"Continuaré al servicio (de las reformas) mientras lo desee el Santo Padre", dijo el cardenal hondureño, estimando que las acusaciones apuntan a socavar los esfuerzos de reforma del Papa.