Más noticias

JOH: "Es momento de buscar el diálogo, escucharé con mi mente abierta a todos los sectores"

El presidente electo Juan Orlando Hernández habló por primera vez sobre su reelección

Tegucigalpa, Honduras.

"En el pueblo reside la soberania popular, el pueblo habló y eligió a sus gobernantes, solo queda acatar la voluntad popular, como ciudadano y presidente electo de todos los hondureños acepto con humildad la voluntad del pueblo hondureño en busca de la paz y la concordia", dijo el presidente electo Juan Orlando Hernández en una comparencia pública.

El mandatario expresó: "No es momento para triunfalismo ni celebraciones. Agradezco desde el fondo de mi alma a quienes confiaron a pesar de a intimidación de maras y del crimen organizado, aun enfrentando riesgos personales y familiares, se que han hecho mucho sacrificio poniendo en riesgo su integridad física".

"Honduras nos reclama un reeencuentro nacional a todos los sectores de la sociedad. No es tiempo de recriminar, sino de aceptarnos. Es tiempo de construir el mañana que es nuestro. Como presidente electo extiendo mi mano y abro mi mente para escuchar con atención a los demás y promover en un gran diálogo un acuerdo nacional que consolide la paz".

El mandatario comentó: "Mis pensamientos como Presidente Electo van también para todos aquellos que no votaron por mí, para todos aquellos que eligieron otras opciones electorales, para quienes han hecho oposición cívica. A quienes han protestado con violencia en las calles el llamado es para que hagan uso del legìtimo derecho a la manifestación pacífica respetando la integridad física y los bienes de los demás ciudadanos".

"Ninguna protesta justifica poner en peligro la vida de otros hermanos hondureños. Tampoco puede ser expresión legítima de la protesta el vandalismo, el pillaje o la destruccion de la propiedad pública y privada. En una democracia los ciudadanos estamos sometidos al imperio de la ley, el respeto a la autoridad y a las exigencias de la sana convivencia social".

Hernández dijo que se debe respetar la ley y la sana convivencia por encima de las diferencias de partido, más allá de las ideologías. Por sobre las preferencias electorales. Todos somos hijos de una misma madre: Honduras. A todos nos acoje la misma tierra. A todos nos cobija el mismo cielo. Somos hermanos.
A pesar de nuestras desavenencias. Nos une un pasado común. Nos abraza el mismo presente y sobre todo nos espera el mismo futuro como Nación.

"Es claro para mí que las pasadas elecciones revelan una recomposición del terreno político y la necesidad de construir con el concurso de los hijos de esta tierra bendita, un consenso nacional que nos permita trabajar en un nuevo país".