Calzado San Carlo se prepara para exportar

La pequeña empresa, que tiene un taller y dos tiendas de venta por departamento, ya genera cerca de 300 puestos de trabajo.

Imagen de la zapatería San Carlo, ubicada en la Plaza Uno, salida a La Lima.
Imagen de la zapatería San Carlo, ubicada en la Plaza Uno, salida a La Lima.

San Pedro Sula, Honduras.

Con más de 22 años diseñando y elaborando calzado para comercializarlo en el mercado nacional, la zapatería San Carlo, una pequeña empresa familiar que ya genera cerca de 300 puestos de trabajo, ha comenzado a revolucionar el mercado a través de las ventas por catálogo.

El negocio que comenzó para poder cubrir las necesidades básicas diarias se convirtió en una mediana empresa que hoy en día sueña con expandirse al mercado centroamericano.

Jaime Gonzales (de 51 años), dueño del negocio, recordó que estaba desempleado, cuando paseando por el mercado Medina en busca de una idea de trabajo para poder cumplir con las gastos de su casa, se le ocurrió comprar el calzado que hacían los zapateros que ahí trabajan para revenderlo.

“Hablé con unos zapateros y los convencí de que me dieran crédito. Comencé a colocar el calzado en las tiendas. No sé hacer zapatos, pero sí sé cómo venderlos. Me fue muy bien, logré asegurar varios clientes, por lo que decidí poner un taller y le propuse a dos de mis proveedores que trabajaran exclusivamente para mí. Así comenzó todo”, contó.

bl-SanCarlo056(1024x768)
La segunda tienda está frente a la cooperativa La Portuaria, en Puerto Cortés.

Este emprendedor hoy en día tiene un taller donde laboran 32 personas. Decidió comenzar a vender su producto directamente, por lo que abrió dos tiendas de zapatos, una en San Pedro Sula y la otra en Puerto Cortés. Además, desde hace dos años comenzaron a distribuir a través de catálogos sus modernos diseños de cuero. “Las personas que participan ganan un porcentaje por cada venta que realizan. Estamos comenzado, sabemos que tomará tiempo, pero estamos seguros que funcionará”, manifestó Gonzales.

Resaltó que a la gente lo que más le ha gustado de las ventas por folleto es que pueden cambiar el diseño, escoger el color, suela y hasta ciertos detalles de los zapatos que quieren.

“Como nosotros los fabricamos tenemos esa opción de poder complacer a la gente en los diseños que ellos quieren”, expresó.

Su mayor sueño es poder exportar su calzado a Centroamérica, especialmente, a Costa Rica y Panamá.

bl-SanCarlo023(1024x768)
Los modernos diseños que distribuye la empresa de don Jaime son una sensación entre sus clientes.

“En Costa Rica y Panamá la industria es pequeña. Hemos estado analizando las posibilidades de poder incursionar en esos mercados. La idea es comenzar a realizar los primeros envíos dentro de unos cinco años”, manifestó el exitoso empresario.

No obstante, reconoció que primero quiere empoderarse en el mercado local, donde ha sido difícil cambiar la mentalidad de la gente de que el producto hondureño no es de buena calidad.

“Nosotros podemos garantizar que el calzado que vendemos tiene los mejores materiales y calidad”, destacó.

Contó que en su negocio participa toda la familia: su esposa Liliana Guerra (de 54) y tres hijos.

La Prensa