Así se adiestran los “niños sicarios” de las pandillas en Honduras

LA PRENSA tuvo acceso exclusivo a un video en poder de los cuerpos de Inteligencia y Seguridad en el que se ve a varios niños entrenándose en el uso de armas de fuego.

VER MÁS FOTOS
La preparación y entrenamiento en el uso de armas dentro de las pandillas es un proceso de iniciación y adoctrinamiento por el que debe pasar todo aquel que aspire a ingresar a estos grupos criminales, explicó a LA PRENSA un agente de la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia (DNII).

Tegucigalpa, Honduras.

En momentos que la reducción de la edad punible es tema de debate en Honduras por la implicación de menores en crímenes de alto impacto y en actividades de sicariato, LA PRENSA tuvo acceso exclusivo a un video que muestra el entrenamiento que reciben los niños de las pandillas en el uso de armas para cumplir misiones criminales de la mara.



La modalidad de los cabecillas de estos violentos grupos delictivos -la Mara Salvatrucha y la Pandilla 18- es utilizar a mujeres y niños en actividades de sicariato, cobro de extorsión y tráfico de drogas, informó una fuente de Inteligencia.

Edad punible
1. El pasado 20 de junio
La Comisión de Justicia Penal y la Corte Suprema de Justicia recomendaron la no reducción de la edad punible en el país por no ser consecuente ni social ni jurídicamente.
2. No obstante
La Comisión recomendó en el tema punitivo y sancionatorio aumentar las penas para ciertos delitos cometidos por menores, especialmente crímenes de alto impacto.
3. En la actualidad
Si un menor comete una grave infracción se le dan hasta 8 años de internamiento, pero con base a la propuesta se recomienda subir esa pena a 15 años.

El video, que muestra a varios niños y jovencitos en edades entre los 13 y 17 años entrenándose en un terreno baldío de una populosa colonia de la capital, está en poder de los cuerpos de Seguridad e Inteligencia del Estado y fue recuperado de un teléfono móvil incautado a pandilleros detenidos por la Policía en meses recientes.

La fuente no precisó a qué pandilla pertenecen los jovencitos, pero la vestimenta de algunos de ellos apunta a que se trata de miembros de la pandilla 18.

En la grabación se observa a un niño de unos 13 años, vestido con camiseta café y calzoneta verde, cargando una pistola calibre 38, mientras cuatro compañeros lo observan atentamente.

El menor, que actúa como instructor del resto del grupo, se saca los proyectiles de su calzoneta y tras cargar el arma se la entrega al primero de la fila y este se adelanta y realiza dos disparos a un blanco frente a ellos que no se puede apreciar en la imagen.

Posteriormente otro muchacho de camisa azul y gorra color rojo toma la pistola, apunta y dispara sin mostrar un ápice de nerviosismo y con mucha certeza.

menores.138(1024x768)

Luego “el instructor” toma el revólver y se lo entrega a otro menor que aparenta una edad entre los 12 y 15 años, quien con cierto nerviosismo dispara el arma en dos ocasiones de forma simultánea.

Agotada la primera carga, el “niño instructor” coloca nuevos proyectiles y realiza un ensayo frente a otros dos de los participantes, pero esta vez la pistola se enconcha en tres oportunidades.

Tras hacer los ajustes al tambor, el “instructor” realiza dos disparos más y de inmediato se retiran del lugar, no sin antes recoger las evidencias, es decir los casquillos de los tiros disparados.

LA PRENSA también tuvo acceso a otros videos, en uno de los cuales se observa cómo un grupo de niños pandilleros golpean e insultan sin piedad a un hombre que está a punto de ser encostalado.

La víctima no sobrevivió. Los menores entre los 14 y 16 años fueron detenidos y el video se guarda como evidencia.

La Prensa