Más noticias

Rectora cuestiona a defensores de DD HH por apoyar protestas

Recomendó “regresar estudiar” a personeros de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Ayer, la protesta fue para rechazar las supuestas intenciones de Julieta Castellanos para mantenerse un período más.
Ayer, la protesta fue para rechazar las supuestas intenciones de Julieta Castellanos para mantenerse un período más.

Tegucigalpa, Honduras.

Las protestas estudiantiles en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) han desatado una nueva controversia.

La rectora de la Unah, Julieta Castellanos, ha hecho fuertes declaraciones en torno a la postura que la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) y el Comisionado Nacional de Derechos Humanos en Honduras (Conadeh) han tomado en relación con el conflicto protagonizado por estudiantes en las últimas semanas.

Ayer en conferencia de prensa, la socióloga arremetió contra la Oacnudh al punto de recomendarle a sus funcionarios “regresar a estudiar” para que puedan diferenciar entre protestas pacíficas y actos violentos.

“Nos preocupa que haya organismos nacionales e internacionales que califiquen la violencia como pacífica, es una aberración conceptual y, respetuosamente, estos organismos tienen que mandar a sus funcionarios a que se actualicen... La posición de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos es tan dañina para el país porque lo que hace esta oficina es justificar la violencia e indirectamente incita a la violencia”, manifestó Castellanos.

La representante adjunta de la Oacnudh, Silvia Lavagnoli, sobre la controversia aclaró que los pronunciamientos que como organismo han hecho son relacionados con el acuerdo firmado en 2016, la condena de los tres exuniversitarios y no sobre los actos violentos que los supuestos miembros del MEU han realizado en la última semana.

“Ellos tenían cargos de usurpación, ese no es ‘per se’ un delito violento, no tenían cargos de violencia, nosotros defendemos el derecho a la protesta pacífica.