CNA: Enee sobrevaloró contratos con Los Cachiros

El organismo revela las irregularidades en la conformación de las empresas que licitaron a la estatal de energía.

Oficio de la Enee dirigido a Innobiliaria Rivera Maradiaga para presentar oferta del protecto de vivienda en Patuca III.
Oficio de la Enee dirigido a Innobiliaria Rivera Maradiaga para presentar oferta del protecto de vivienda en Patuca III. /

Tegucigalpa, Honduras

Una millonaria sobrevaloración en los contratos suscritos por la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) y empresas vinculadas con el cartel hondureño del narcotráfico Los Cachiros, denunció el miercoles el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA).

Odir Fernández, jefe de Investigación de esa entidad señaló que el exgerente de la Enee Roberto Martínez Lozano firmó un contrato con una empresa vinculada a Devis Leonel Rivera Maradiaga, exjefe de Los Cachiros, el cual estaba sobrevalorado.

"El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) tiene muy fundamentada su investigación, por eso se solicitó al Ministerio Público que revelara todos los resultados, entre los que se encontró una sobrevaloración de más de 102 millones. Efectivamente Martínez Lozano suscribió un contrato por 98 millones con Inversiones Acrópolis que tiene una estrecha vinculación con Inrimar (propiedad del cartel de narcotraficantes Los Cachiros)", recalcó Fernández.

En 2011, la Enee otorgó a la empresa Inversiones Acrópolis el contrato por 98 millones de lempiras para la construcción de viviendas en el complejo donde funcionará la represa hidroeléctrica Patuca III.

Fernández explicó en el programa televisivo Frente a Frente que mediante el oficio GG-093A del año 2011 Roberto Martínez Lozano envió una invitación para licitar a Devis Rivera Maradiaga en su condición de presidente administrativo de Inmobiliaria Rivera Maradiaga (Inrimar).

"(Martínez Lozano) lo invita a presentar oferta para la construcción de viviendas para el campamento hidroeléctrico. Ese mismo día envían una nota a otras empresas como Ardico, cuya socia es la señora Noelia Pacheco Murillo, quien es socia de Inrimar. Asimismo mandan una invitación a inversiones Acrópolis", aseguró Fernández.

Agregó que "lo relevante en esta investigación es que el abogado de él (Martínez Lozano) menciona que constituyó a Los Cachiros".

Oficio.4(800x600)
Oficio de la Enee dirigido a la empresa Inmobiliaria Rivera Maradiaga (Inrimar).

El gerente de Acrópolis fue el abogado que constituyó la empresa Inmobiliaria Rivera Maradiaga (Inrimar).

También señaló que "la escritura de constitución de Los Cachiros es del bufete de este abogado. En el año 2009 se le otorgó un poder general para pleitos de administración al abogado representante de Acrópolis. Ese poder es para que él administrara todos los bienes de Inrimar".

De acuerdo con Fernández, "las facultades que otorga Devis Maradiaga al propietario representante de Acrópolis eran para que otorgue nombres de representación, toda clase de contratos, convenios y poderes para que administre los bienes y negocios de Inrimar para que efectúe apertura y cierre de cuentas bancarias".

Martínez Lozano confirmó que Acrópolis fue contratada para la construcción del proyecto de viviendas.

Lozano, quien fue gerente de la Enee en los años 2010 y 2011 durante el Gobierno de Porfirio Lobo, aseguró que cuando él estaba en la Enee "las cosas que se hicieron en la Enee bajo los tiempos en que estuve son responsabilidad directa mía. Nunca recibí influencias de nadie, nunca se me acercó nadie a pedirme que le hiciera favores"

"Nunca me dijo el presidente Lobo que yo favoreciera ni a estos ni a ninguna otra persona", indicó.

El exfuncionario aseguró que jamás les va a hacer una llamada a sus amigos del Partido Nacional para que lo defiendan por este caso porque su conciencia está limpia.

Las investigaciones de la Fiscalía comenzaron luego de que uno de los propietarios de Inrimar, Devis Rivera Maradiaga, preso en Nueva York por narcotráfico y lavado de activos, dijo que a través de esa compañía, adquirió varios contratos con el gobierno del expresidente Porfirio Lobo Sosa, a quien aseguró haber sobornado.

La Prensa