Así llegó el dinero del cártel de Los Cachiros a la Enee

El exgerente Roberto Lozano invitó en el 2011 a varias empresas a la licitación.

Construcción de represa Patuca III. Foto tomada el 23 de octubre de 2016.<br/>
Construcción de represa Patuca III. Foto tomada el 23 de octubre de 2016.
/

Tegucigalpa, Honduras.

Después de las declaraciones de Devis Maradiaga en una Corte de EUA, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) secuestró documentos en varias instituciones del Estado que fueron señaladas en aquel país de haber otorgado contratos al cártel de Los Cachiros para que estos lavaran dinero.

El exgerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) Roberto Martínez Lozano, en mayo de 2011, invitó a varias empresas a participar en una licitación para la construcción de un complejo habitacional en el proyecto hidroeléctrico Patuca III.

Se constató en una reciente investigación que en dicho proceso solo participaron tres empresas que tenían, de una u otra manera, un vínculo en común: la conexión con los hermanos Rivera Maradiaga, miembros y cabecillas de la banda de narcotraficantes Los Chachiros.

Entre los años 2010 y 2014 se firmaron millonarios contratos con diferentes instituciones del Estado. Esa información fue revelada por uno de los líderes de Los Cachiros que se entregó voluntariamente a la justicia de EUA.

La finalidad era lavar el dinero proveniente del narcotráfico, según lo reveló el mismo cabecilla de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera, durante un juicio en Estados Unidos.

Uno de los contratos que fueron adjudicados a vínculos de Los Cachiros fue el de la construcción de viviendas en el proyecto de la represa hidroeléctrica Patuca III en Olancho.

En mayo de 2011 la Enee, a través de la Unidad Especial de Proyectos Públicos de Energía Renovable (Ueper), invitó a Devis Leonel Rivera Maradiaga, como presidente del Consejo Administrativo de la Inmobiliaria Rivera Maradiaga (Inrimar), a presentar oferta para la construcción de unidades de viviendas para el campamento de Patuca III.

Eso quedó constatado en el oficio número GG-0393-A-2011.Un mes más tarde Los Cachiros presentaron la propuesta para la adjudicación del proyecto. Junto a ellos dos empresas más.

También presentaron propuesta las empresas Arquitectura, Diseño y Construcción (Arqdicos) e Inversiones Acrópolis.

La oferta de Inrimar fue por más 117.6 millones de lempiras, mientras que la de Arqdico fue por 109.9 millones de lempiras. La propuesta ganadora fue la de Acrópolis, que llegó a 98.1 millones de lempiras.

Reacción de Martínez Lozano

Roberto Martínez Lozano dijo que la contratación de la empresa se hizo bajo los términos legales establecidos en la ley.

Agregó que se hizo una minuciosa investigación de parte de la Enee a las tres empresas que participaron en la licitación pública.

Alegó que cada una de la empresas fueron investigadas en la Cámara de Comercio, el Colegio de Ingenieros Civiles, en la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción, en la Oncae y hasta en la Oficina Administradora de Bienes Incautados.

Manifestó además que las tres empresas constructoras estaban inscritas en la base de datos de la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep).

La Prensa