Más noticias

Rómulo Emiliani: "Jamás me he enriquecido con el evangelio"

El ex obispo auxiliar de la diócesis sampedrana habló de la renuncia a su cargo.

Monseñor Rómulo Emiliani anunció su renuncia como obispo auxiliar de la Diócesis de San Pedro  Sula.
Monseñor Rómulo Emiliani anunció su renuncia como obispo auxiliar de la Diócesis de San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Honduras

Luego de anunciar su renuncia como obispo auxiliar de la Diócesis de San Pedro Sula, monseñor Rómulo Emiliani reconoció que "es el momento de comenzar otro camino".

"He aprendido en la vida que si el Señor te ha tomado para una misión, no pongas condiciones ni límites en el ejercicio de la misma. De otra manera se termina en la mediocridad. Es el momento de comenzar otro camino. Lo sé. Lo siento. Él me lo ha dicho como a Abraham".

Agregó que "mi trabajo siempre ha sido pesado, duro, en las fronteras del abismo, donde los riesgos se asumen y las posibilidades de éxito no son muchas. Muchos fracasos y también momentos luminosos donde he podido rescatar de las tinieblas a uno que otro".

emiliani 2(800x600)

Tras trabajar varios años con jóvenes en riesgo social en Panamá, Costa Rica y Honduras, Emiliani destacó su labor a pesar de la "escasez de recursos, incomprensiones y críticas, he ido aprendiendo que la soledad se manifiesta mientras más subes la colina. Todo se dificulta por el peso de tus culpas, la incertidumbre y los temores que hace "el camino al andar" donde no hay señales ni manuales para tener "éxito" y el mismo al final está simplemente en tomar la cruz y callar, aguantar y seguir subiendo sin saber adónde vas a terminar. Lo más probable en terreno pedregoso, sin coger muchos frutos, aunque siempre hay. La cuestión está en obedecer al Señor".

El sacerdote recalcó que "ya estoy en la última etapa de mi vida pastoral productiva y creo es necesario dejar cosas que son buenas por las más importantes. He hecho tantas cosas queriendo construir el reino y ya es tiempo de seleccionar algunas donde pueda dejar una huella un poco más significativa en la historia".

Emiliani reconoció que "son menos las fuerzas, más la lentitud de movimientos, y las manecillas del reloj se van acercando al momento final. Por eso renuncio a un oficio muy digno y precioso para dedicar mis fuerzas a lo que puedo hacer mejor mientras Dios me de vida y fuerzas para andar".

Destaca su labor

El religioso hizo una breve reflexión sobre su vida. "Puesta la mirada atrás hay miles de kilómetros recorridos predicando a masas incontables de pobres, buenos y sedientos de Dios. Lluvias y sol, mares y montañas, conozco mucho el rostro curtido y lleno de arrugas del campesino y del hombre sufrido de nuestras ciudades. He predicado en plazas y templos, en escuelas y estadios. Mi garganta se ha gastado hablando del Reino. Nunca he cobrado y jamás me he enriquecido con el evangelio".

Destacó también el aporte social a lo largo de su carrera. "He creado fundaciones, nueve, que siguen sirviendo con amor al pobre. Laicos y laicas voluntarios con honestidad las administran. Me he recorrido todas las carceles de Panamá y Honduras y algunas de Costa Rica predicando a las ovejas perdidas".

emiliani 3(800x600)

También dio unas palabras en referencia a una de las luchas que más le ha generado críticas: su trabajo con jóvenes en riesgo.

"Yo huelo a la oveja trasquilada y degollada. Mi trabajo con las pandillas ha sido largo y en extremo frustrante. Como se mueren en el camino. Las pocas cosas buenas que he hecho han sido por pura gracia y misericordia de Dios. Si algo he aprendido es que a Dios le gusta servirse de trapos que convierte en abrigos para cubrir la desnudez de los más desvalidos. Soy eso, un trapo viejo tocado por la gracia de Dios. Y aseguro, no aspiro a títulos ni honores".