Más noticias

La Tolva, segunda cárcel de máxima seguridad recibirá peligrosos reos

El nuevo centro penal en Morocelí, El Paraíso, se construyó con las normas internacionales requeridas. Cuenta con 24 edificios, 400 cámaras de seguridad y cinco aduanas de revisión.

VER MÁS FOTOS
La Tolva cuenta con cinco torres de vigilancia.
La Tolva cuenta con cinco torres de vigilancia.

Morocelí, El Paraíso, Honduras.

La Tolva, la segunda cárcel de máxima seguridad, en la que serán recluidos los reos de alta peligrosidad, ya está listo. El nuevo El Pozo, ubicado en Morocelí, El Paraíso, tendrá capacidad para 1,300 presos.

Según comunicado de Casa Presidencial difundido ayer, su construcción se hizo con base en las normas internacionales similares a las de Estados Unidos, considerando espacios, funcionamientos, circuitos, puntos de vigilancia, entre otros aspectos.

El reclusorio está a una hora de Tegucigalpa y es una réplica de la primera cárcel de máxima seguridad en Ilama, Santa Bárbara, en el occidente del país.

La obra en el oriente fue construida en una área de 16.5 manzanas de terreno.

DSC_3053.1(1024x768)
En cada módulo hay una terraza desde donde vigilarán a los reos.

Seguridad

Lo que convierte a La Tolva en una prisión de máxima seguridad son los miles de metros de serpentina, los enormes muros de concreto con malla ciclón reforzada, las cinco aduanas de revisión y más de 400 cámaras de vigilancia.



Tiene 24 edificios diseñados para oficinas administrativas, habitaciones para los policías penitenciarios y ocho módulos carcelarios: cuatro para reos de media seguridad y cuatro de mínima.

Para ingresar a los módulos carcelarios, las visitas y los empleados deben seguir un estricto protocolo de seguridad, que consiste en atravesar cinco aduanas de revisión y un par más de inspecciones manuales en cuartos especiales.

En los próximos días, unos 400 agentes del Instituto Nacional Penitenciario (INP), entrenados y certificados, llegarán a La Tolva y serán los encargados de hacer los preparativos para recibir a los primeros internos.

DSC_2812(1024x768)
Hay muros y mallas ciclón reforzadas y serpentinas.

Orden

El Gobierno informó que el presidente Juan Orlando Hernández ordenó que a la nueva cárcel se trasladen más reos que siguen manteniendo vínculos con redes criminales, ordenando desde el interior de otros penales más hechos violentos que atentan contra la paz y la tranquilidad de los hondureños.

La orden del mandatario es que estos reos permanezcan aislados, un reo por celda, vistiendo overoles color naranja, rapados, sin derecho a visitas conyugales y sin objetos de valor. En La Tolva cada celda está construida para albergar a dos reos. Las camas son de piedra, pero tienen colocadas colchonetas de seis pulgadas de grueso.

En el interior de las celdas no hay más que un servicio sanitario, un lavabo y un espejo de aluminio pulido fijado a la pared. Las luces permanecen apagadas y cada reo solo tendrá acceso a la luz solar una hora al día, en un patio de láminas traslúcidas. No habrá privilegios, como aires acondicionados, duchas o televisores.

A este nuevo centro penal llegarán reos procedentes de otras cárceles del país con problemas de hacinamiento.

DSC_2922(1024x768)
Las visitas pasarán por un escáner antes de ingresar al recinto penitenciario.