Más noticias

Más de dos años lleva engavetada ley de portación de armas

Hay aproximadamente un millón de armas ilegales en Honduras y 500,000 registradas.

La mayoría de los crímenes en el país son con armas de fuego.
La mayoría de los crímenes en el país son con armas de fuego.

Tegucigalpa, Honduras.

La Ley de Tenencia, Portación y Control de Armas de Fuego, Explosivos y Municiones ya tiene más de dos años de estar engavetada en el Congreso Nacional, lamentó Osman Aguilar, diputado proyectista.

Esta nueva legislación, que sustituirá a la actual ley de portación de armas, fue elaborada con expertos nacionales e internacionales con la cual se pretende ser más riguroso en el uso de armas.

“Lo que queremos es que arma que se usa sea registrada y sacar de circulación las armas ilegales y las que cuya comercialización sea prohibida. Lamentablemente no hay voluntad en el Congreso y la ley tiene más de dos años de estar engavetada”, denunció.

A la petición de aprobar esta ley se suma Araceli Leiva, diputada liberal.

Leiva dice que en Honduras circulan más de 250,000 armas de guerra de manera ilegal. En ese sentido, hizo un llamado para desempolvar la ley.

Arguyó que “no veo la razón para que la población ande con armas de fuego”. Por lo anterior, la legisladora urgió la necesidad de tomar medidas sectoriales para el uso de las mismas.

Espera

Según un miembro de la junta directiva del Legislativo, el dictamen de la ley está listo; pero será hasta el próximo año que se discutirá la normativa.

Cálculos oficiales en el país indican que hay registradas unas 400,000 armas y aproximadamente un millón están en la ilegalidad. En Honduras, el único lugar autorizado para la comercialización de armas y municiones es La Armería. Sin embargo, una investigación periodística que el año pasado hizo LA PRENSA reveló que las municiones se venden al mejor postor en mercados de Comayagüela.

El Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), en los últimos ocho años, es decir entre 2008 y 2015, registró la muerte de 39,111 personas, donde se utilizaron armas de fuego ilegales.