Wilter Blanco sigue con autoridad en La Mosquitia hondureña

Al acusado de narco lo cuidan 15 hombres fuertemente armados. Se esconde en sus propiedades; solo permanece un día ahí.

Las lagunas de Ibans y Bacalar han sido por años las rutas que le han facilitado realizar sin ningún problema las actividades ilícitas a Wilter Blanco.
Las lagunas de Ibans y Bacalar han sido por años las rutas que le han facilitado realizar sin ningún problema las actividades ilícitas a Wilter Blanco.

La Mosquitia, Honduras.

Las profundidades naturales de los canales de las lagunas de Bacalar e Ibans en el municipio de Juan Francisco Bulnes, departamento de Gracias a Dios, han sido por años las rutas aliadas de Wilter Neptalí Blanco Ruiz para el transporte de droga, según investigaciones hechas por las autoridades antidrogas y militares del país.

El tipo de lanchas que el capo usa se diferencia del resto de los cayucos impulsados por remos y motores pequeños que usan los pescadores y particulares para moverse sobre el paisaje cubierto de humedales.

“Se puede decir que utiliza las profundidades de los canales de las lagunas de Bacalar e Ibans para moverse en lanchas de hasta 4 motores de 200 HP (caballos de fuerza)”, reveló una fuente policial conocedora del accionar de Wilter Blanco en esta zona, la que controla junto con su pariente Fredy Donaldo Mármol Vallejo.

142
Bienes
Incautados, entre propiedades, vehículos, sociedades mercantiles y cuentas bancarias, aseguraron las autoridades hondureñas el año pasado a Wilter blanco

Según las investigaciones de los cuerpos antidrogas, Wilter Blanco, ahora con unos 37 años de edad, inició sus operaciones ilícitas en el año 2000 usando lanchas, luego incursionó con el aterrizaje de avionetas.

Su nombre empezó a ser mencionado en 2004, cuando coordinó el aterrizaje de una narcoavioneta en la pista de aterrizaje de la comunidad de Palacios; la acción se hizo en horas de la noche. “Ahí se dio color con la avioneta que bajó en Palacios”, indicó la fuente.

Despues de ese evento, el capo bajó su perfil, pero fortaleció su poder sobre las entidades policiales, judiciales y la clase política de su zona.

Su astucia le ha permitido actuar sin rivalidad en esta región.

“No es como los Cachiros que sacaban a la gente de los restaurantes cuando ellos llegaban. Este Wilter no es ostentoso como lo eran los Cachiros, él pasaba por Tocoa (Colón) como si nada”, relató.

Tenía varias pistas clandestinas para el aterrizaje de narcoavionetas, pero solo controlaba dos puntos en esta región y era donde esperaba los cargamentos.

La llegada de narcoavionetas al sector de La Mosquitia son innumerables. “Pero los navales le han dado golpes al crimen”, aseguró.

Wilter Blanco se mueve y continúa moviéndose con autoridad en todo este corredor.

Conforme a las investigaciones, el capo anda resguardado por unos 15 hombres fuertemente armados y no está más de un día en cada una de las propiedades que tiene dispersas en la espesa jungla de La Mosquitia.

La Prensa