Embajada de EUA advirtió de amenazas a funcionarios

Autoridades de las Fuerzas Armadas y Secretaría de Seguridad guardaron reservas sobre el caso.

La Embajada pidió a sus funcionarios no viajar a Gracias a Dios por amenazas del crimen organizado.
La Embajada pidió a sus funcionarios no viajar a Gracias a Dios por amenazas del crimen organizado.

Tegucigalpa, Honduras

Las autoridades hondureñas manejaban ayer con “carácter reservado” toda información relacionada con los siete hondureños investigados por el Gobierno de Estados Unidos por supuestos vínculos con el narcotráfico y la corrupción.

Se trata de Wilter Neptaly Blanco Ruiz, Evin (o Elvin) Xaviel Reyes Peña, Óscar Aragón Evereth, Fredy Donaldo Mármol Vallejo, Faustino Murillo Chirinos; un oficial de las Fuerzas Armadas identificado como Carlos Alberto Maradiaga Izaguirre y Johanna Martínez Dican alias Casildo Suazo.

Extraditados a EUA
Hasta la fecha un total de 17 hondureños han sido extraditados a Estados Unidos por el delito de tráfico de drogas.

La tarde del pasado viernes la delegación diplomática emitió una sorpresiva declaración en la que anunció que estas personas eran motivo de investigación por vínculos en actividades de narcotráfico y corrupción.

En el escueto comunicado se menciona que “los Estados Unidos no será refugio para aquellos que recurren a actividades criminales. La Embajada ha hablado personalmente de estas investigaciones con algunas de las personas mencionadas con anterioridad, quienes han proporcionado información importante para una investigación en proceso”.

Sobre este anuncio, hasta ayer ninguno de los responsables de los cuerpos de seguridad del Estado ni los operadores de justicia se quisieron referir.

Sin embargo, extraoficialmente se supo que este comunicado de la Embajada tiene relación con una alerta que hizo la misma delegación diplomática en agosto pasado por amenazas de organizaciones criminales en Gracias a Dios y puede también tener vinculación con el reciente ataque a una camioneta blindada en San Pedro Sula donde presuntamente se transportaban agentes antinarcóticos. La versión no le fue confirmada a LA PRENSA.

Comunicado
Por lo general es inusual que la Embajada de EUA dé a conocer la lista de personas investigadas por sus agencias.

Casos sensitivos

Consultado sobre el tema por LA PRENSA, el secretario de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, comentó que “esos son casos sensitivos y la información es de carácter reservado”, por consiguiente agregó que no podía comentar ningún dato al respecto.

De igual manera, el portavoz de las Fuerzas Armadas, Lenín González, se abstuvo de referirse a la investigación anunciada por EUA aduciendo que el tema está vedado mientras no exista un documento oficial enviado por la delegación diplomática.

Hasta ayer, la institución castrense guardó silencio sobre el capitán Carlos Alberto Maradiaga Izaguirre mencionado en la declaración de la Embajada norteamericana como uno de los investigados.
“Nosotros tenemos vedado eso hasta que la Embajada o quien corresponda nos mande una nota formal de que lo quieren a disposición”, dijo González.

ML portada28 101016(800x600)
En plena avenida Circunvalación de San Pedro Sula, esta camioneta blanca fue atacada hasta refugiarse en un estacionamiento. Sus ocupantes resultaron ilesos gracias a que el vehículo es blindado. No hay informe oficial de las autoridades hondureñas, pero extraoficialmente se dijo que en ella iban agentes antinarcóticos. El hecho ocurrió el jueves 29 de septiembre.

Caso Wilter

Otro de los mencionados en el comunicado de la Embajada es el presunto narcotraficante Wilter Neptaly Blanco Ruiz a quien una publicación del diario estadounidense The New York Times de abril de 2016 lo señala como la persona que ordenó el asesinato de Julián Arístides González, extitular de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN).

El asesinato de González, ocurrido en diciembre de 2009, según el medio de comunicación de EUA, fue presuntamente encargado y ejecutado por miembros de la cúpula policial de ese entonces a raíz de la incautación de un fuerte alijo de droga en La Mosquitia.

Blanco Ruiz no tiene ninguna acusación formal en Honduras, pero la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) ha revelado que le viene siguiendo la pista desde el año 2002 cuando comenzó una investigación contra una organización dedicada al narcotráfico que operaba en el sector de La Mosquitia y en el occidente del país.

Hasta mediados del año pasado, las autoridades hondureñas habían incautado a Blanco Ruiz un total de 142 bienes entre sociedades mercantiles, vehículos y propiedades en los departamentos de Colón, Atlántida y Yoro.

El Gobierno de EUA también tiene en la mira como uno de sus investigados a Fredy Donaldo Mármol Vallejo, quien fue detenido el 14 de septiembre de 2009 por supuesto narcotráfico y lavado de activos.

Mármol Vallejo guarda prisión en el centro penal del barrio Inglés en la ciudad de La Ceiba, departamento de Atlántida.

7.4021(800x600)

De los demás no hay mayor información de sus actividades ni de su situación legal.

Dato
Información la Embajada deja entrever que se reunió y recibió información de varias de las personas investigadas.

Amenazas a funcionarios

El pasado 4 de agosto, el Gobierno de EUA emitió su última alerta advirtiendo a los ciudadanos estadounidenses sobre los riesgos de viajar a Honduras por los altos niveles de violencia, criminalidad e impunidad.

“La actividad criminal es un problema grave en todo el país y el Gobierno de Honduras carece de recursos suficientes para responder adecuadamente a investigar y procesar los casos”, cita el texto.

Como resultado, los delincuentes operan con un alto grado de impunidad en todo Honduras, advirtió.

No obstante, a diferencia de las anteriores alertas, esta última dedica un apartado especial sobre los riesgos reales que enfrentan funcionarios de Estados Unidos de ser objeto de atentados o amenazas de criminales, especialmente aquellos que viajen a La Mosquitia, “donde operan bandas del narcotráfico”.
Una fuente oficial comentó que esto último tiene mucha relación con el comunicado que divulgó la Embajada el pasado viernes 7 de octubre.

“Quien viaje al departamento de Gracias a Dios debe tener en cuenta que se trata de un lugar remoto donde el tráfico de narcóticos es frecuente, la infraestructura es débil, los servicios públicos son limitados y la presencia militar es escasa. La Embajada de Estados Unidos ha restringido al personal del Gobierno de viajar a Gracias a Dios debido a la información de una amenaza creíble contra ciudadanos por las organizaciones criminales y de tráfico de drogas”, señala textualmente la alerta publicada el pasado 4 de agosto.

En ese sentido, advierte que los ciudadanos estadounidenses que viajen a Gracias a Dios deben considerar posponer su viaje. Las personas que decidan viajar o residen actualmente en Gracias a Dios deben permanecer alerta a las condiciones locales y los signos de peligro.

Tener un cuidado especial, mantener un alto nivel de vigilancia, y tomar las medidas adecuadas para mejorar la seguridad personal, recomiendan.

Por otro lado, un importante funcionario de Seguridad comentó a LA PRENSA que el atentado que sufrió el pasado 29 de septiembre una camioneta blanca, blindada, en San Pedro Sula, puede tener también relación con el comunicado divulgado por la Embajada donde anuncia que investiga a siete hondureños.

Se supo de esta fuente que en el vehículo se transportaban investigadores hondureños y estadounidenses antinarcóticos; pero eso está por confirmarse en vista que las autoridades no han proporcionado un informe oficial de este hecho criminal.

El vehículo sufrió múltiples perforaciones de proyectiles de alto calibre cuando circulaba por la transitada avenida Circunvalación hasta refugiarse en el estacionamiento de un hotel. Gracias al blindaje, ninguna de las personas que iban en el auto resultaron heridas.

142
Bienes y propiedades Se le aseguraron hasta mediados del año pasado al supuesto narcotraficante Wilter Neptaly Blanco.

No se protegerá a nadie

Con relación al anuncio de la Embajada que investiga a siete hondureños, el presidente Juan Orlando Hernández reaccionó el fin de semana advirtiendo que la política del Gobierno de Honduras es no proteger a nadie “caiga, quien caiga”.

Apuntó que si hay jueces, fiscales, policías, militares, funcionarios, políticos, empresarios o ciudadanos comunes y corrientes que otro Estado compruebe ante juez hondureño que en efecto son responsables de ese tipo de situaciones o hay presunción de responsabilidad, pues pueden ir a ser juzgados en otro lugar o en los tribunales de Honduras.

ML portada10 101016(800x600)
El capitán Carlos Alberto Maradiaga Izaguirre es investigado por Estados Unidos.
La Prensa