El tejido denso puede ocultar las señales del cáncer de mama.
El tejido denso puede ocultar las señales del cáncer de mama.

La FDA señala que se debe reportar la densidad de los senos a las mujeres durante las mamografías

Estados Unidos

A las mujeres con senos densos que se someten a mamografías se les debe informar sobre su riesgo más alto de cáncer de mama, según unas nuevas normas propuestas el miércoles por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.

La FDA también haría que su regulación de los centros de mamografías fuera más estricta, dando a la agencia el poder de notificar a las pacientes si se encuentran problemas en un centro, para que puedan repetir las mamografías en otro centro certificado.

"Los pasos que anunciamos hoy buscan modernizar la detección del cáncer de mama, y ayudar a empoderar a las pacientes con más información cuando estén sopesando decisiones importantes sobre la atención de salud de sus senos", dijo durante una conferencia de prensa el doctor Scott Gottlieb, comisionado de la FDA.

El tejido mamario denso no solo es un factor de riesgo de cáncer de mama, sino que las mamografías pueden ser difíciles de interpretar porque el tejido denso puede ocultar las señales del cáncer de mama, explicó durante la conferencia la doctora Amy Abernethy, subcomisionada principal de la FDA.

"Las mujeres con senos densos deben hablar con el proveedor de atención de la salud sobre su densidad mamaria más alta, y cómo se relaciona con el riesgo de cáncer de mama y su situación individual", planteó Abernethy. "Dado que más de la mitad de las mujeres de más de 40 años en Estados Unidos tienen senos densos, ayudar a garantizar el acceso de las pacientes a la información sobre el impacto que la densidad de los senos y otros factores pueden tener en el riesgo de desarrollar un cáncer de mama es una parte importante de una estrategia de salud integral para los senos".

Pero una experta en cáncer de mama anotó que a muchas mujeres ya les informan sobre la densidad de sus senos.

"La enmienda propuesta por la FDA concuerda con los 37 estados y el Distrito de Columbia que actualmente requieren que a las pacientes se les informe sobre la densidad de los senos", comentó la Dra. Laurie Margolies, jefa de la sección de imágenes del seno del Sistema de Salud Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Se ha probado que la mamografía salva vidas", añadió Margolies. "Las pruebas de detección suplementarias encuentran cánceres adicionales en las mujeres con mamografías negativas. Con algo de suerte, las regulaciones de la FDA obligarán [a las compañías de seguro] a pagar las pruebas de detección suplementarias, de forma que las mujeres que deseen hacerse pruebas adicionales puedan obtenerlas".

Otra experta en el cáncer de mama se alegró por las normas propuestas.

"La mamografía es regulada por el gobierno federal, como debería ser, y el hecho de que se estén solicitando las nuevas directrices y estándares es algo muy bueno, en mi opinión. Probablemente se debió hacer hace tiempo", comentó la Dra. Alice Police, directora regional de cirugía de mama de Westchester en el Instituto Oncológico de Northwell Health en Sleepy Hollow, Nueva York.

"Los avances en la tecnología han mejorado la mamografía, y ninguna paciente debería conformarse con equipamientos o técnicas inferiores", enfatizó Police.

Las nuevas normas son la primera vez en más de 20 años que la FDA ha propuesto cambios en regulaciones clave para los centros de mamografías.

Otra norma propuesta que busca ofrecer más información a los proveedores de atención de la salud añadiría tres categorías adicionales para las evaluaciones de las mamografías, incluyendo una llamada "malignidad conocida probada con biopsia", que alertaría a los proveedores de atención de la salud sobre casos en que el cáncer que se está evaluando mediante una mamografía ya se ha reconocido e identificado.

Según los cambios propuestos, las pacientes y los proveedores de atención de la salud también recibirían información más detallada sobre el centro de mamografías que usan, indicó la FDA.

Los cambios propuestos que buscaban actualizar los estándares de calidad de las mamografías y permitir a la FDA aplicar mejor las regulaciones y actuar contra los violadores incluyen otorgar a la agencia el poder de "notificar directamente a las pacientes y a sus profesionales de atención de la salud, si los centros no quieren o no pueden hacerlo, que la mamografía de un centro no cumplió los estándares de calidad, y que quizá sea necesaria una reevaluación o repetir la mamografía en otro centro certificado".

Los cambios propuestos están disponibles en línea en www.regulations.gov para el comentario público durante 90 días tras su publicación.

El cáncer de mama es el segundo cáncer más común en las mujeres estadounidenses, y la segunda causa principal de muerte. Alrededor de un 12.4 por ciento de las mujeres serán diagnosticadas con un cáncer de mama, según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. Añadió que en 2018, más de 260,000 mujeres de EE. UU. fueron diagnosticadas con cáncer de mama, y más de 40,920 mujeres fallecieron de la enfermedad.

Más información

La Oficina para la Salud de la Mujer de Estados Unidos ofrece más información sobre las mamografías

comentarios