Otro factor contribuyente al dolor de espalda de los niños son las mochilas que usan para llevar sus cosas.
Otro factor contribuyente al dolor de espalda de los niños son las mochilas que usan para llevar sus cosas.

Un tercio de los niños de Estados Unidos tienen dolor de espalda, apunta un estudio

Estados Unidos

A medida que el peso de los niños y adolescentes estadounidenses aumenta, lo mismo sucede con el número de ellos que sufren de dolor de espalda.

Uno de cada tres niños y adolescentes de 10 a 18 años de edad dijeron que habían tenido dolores de espalda en el año anterior, según una encuesta de unos 3,700 jóvenes. La incidencia aumento junto con la edad y el peso de los niños y adolescentes, y fue más alta entre los que jugaban deportes competitivos.

Aunque es probable que muchas personas asocien en dolor de espalda con los adultos mayores, el cirujano ortopédico que dirigió el estudio no se sorprendió con sus hallazgos.

"Atendemos a muchos niños que tienen dolor de espalda por lesiones de uso excesivo o dolor articular por jugar deportes", señaló el doctor Peter Fabricant, que trata a pacientes pediátricos en el Hospital de Cirugía Especial en la ciudad de Nueva York. "De los jóvenes que tenían dolor de espalda, muy pocos en realidad requerían algún tipo de intervención médica. La mayoría no necesitaban ningún tratamiento".

Alrededor del 80 por ciento de los estadounidenses sufren de dolor lumbar en algún momento, según los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos.

Pero esta es la primera vez que se estima el alcance del dolor de espalda entre los niños y los adolescentes a escala nacional, apuntaron los autores. Los jóvenes encuestados estaban divididos de forma equitativa según la edad y el sexo.

En promedio, los que reportaron dolor de espalda pesaban más y tenían unos índices de masa corporal, o IMC, más altos. (El IMC es una medida de la grasa corporal basada en la estatura y el peso).

El dolor de espalda fue más común entre las chicas que entre los chicos (un 38 frente a un 29 por ciento). Y el porcentaje que reportó dolor de espalda aumentó en alrededor de un 4 por ciento con cada año adicional de edad, según los autores. Lo más frecuente era que el dolor afectara a la zona lumbar.

Casi la mitad dijeron que les dolía en las noches, y más de un 15 por ciento dijeron que el dolor de espalda interrumpía su sueño. Apenas un 41 por ciento buscaron tratamiento, y la mayoría de los que lo buscaron recibieron fisioterapia.

La participación en los deportes competitivos se vinculó firmemente con el dolor de espalda, y los deportistas universitarios júnior y principales lo experimentaban con mayor frecuencia que los jugadores más jóvenes o recreativos. La mayoría de los participantes de la encuesta eran activos, y el básquetbol era el deporte que jugaban con la mayor frecuencia, seguido de la danza, el béisbol, el fútbol americano y el fútbol.

Otro factor contribuyente al dolor de espalda de los niños son las mochilas que usan para llevar sus cosas, dijeron los investigadores. Los que usaban una sola correa para llevar la mochila reportaron significativamente más dolor de espalda que los que usaban ambas correas.

Los que usaban mochilas con ruedas eran los que reportaban dolor de espalda con la mayor frecuencia. Fabricant dijo que no estaba claro si el dolor hacía que usaran las mochilas con ruedas, o si las mochilas con ruedas contribuían a su dolor.

Aunque las perspectivas del dolor a largo plazo no están claras, Fabricant dijo que "sin duda sería lógico" que sea más probable que los niños que experimenten dolores de espalda los sufrieran en la adultez.

El Dr. Henock Wolde-Semait, un ortopeda pediátrico del Hospital de Winthrop de la NYU en Mineola, Nueva York, revisó los hallazgos, y señaló que los resultados reflejan lo que ve en su propio consultorio.

"Muchos niños tienen dolor de espalda por varios motivos. Parece estar en aumento", dijo.

"A la mayoría les va bien [sin tratamiento quirúrgico], y por eso en el pasado esto podría haberse pasado por alto o dado por sentado", añadió Wolde-Semait.

Fabricant sugirió que los padres exhorten a sus hijos a evitar cualquier deporte o actividad relacionados con su dolor de espalda. La fisioterapia podría ayudar, al estirar y fortalecer los músculos clave, dijo, y lo mejor es evitar llevar las mochilas en un solo hombro.

Wolde-Semait comentó que el tiempo excesivo frente a las pantallas también tiene un rol en el dolor de espalda de niños y adolescentes. Dijo que los jóvenes deberían buscar "la moderación en todo".

El estudio se presentará el 12 de marzo en la reunión anual de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons), en Las Vegas. Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Harvard Health ofrece consejos para una espalda libre de dolor.

comentarios